Hace un año las autoridades en el Huila decomisaron algunos animales que iban a negociarse en el mercado negro. El 12 de agosto la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena (CAM) rescató a dos gavilanes en el municipio de Garzón, entre los que se encontraba un gavilán pollero y un gavilán de cola corta (Buteo brachyurus).

Esta última ave fue llevada al Centro de Atención y Valoración de la autoridad ambiental del Huila, donde los veterinarios determinaron que se trataba de un gavilán adulto, macho y con un peso de 390 gramos. El animal estaba en grave estado de salud ya que mutilaron con tijeras las plumas de su ala izquierda para que no pudiera volar. Debido a esto el gavilán fue remitido a un centro especializado para su recuperación.

Tres meses después el ave tuvo como nuevo hogar el Centro de Rehabilitación de Aves Rapaces San Isidro (Crarsi) de la Fundación Águilas de los Andes (FADA) en Pereira. Crarsi trabaja por la conservación de las aves rapaces desde hace más de 15 años y es el único centro especializado en Colombia en la recepción y rehabilitación de aves víctimas del tráfico ilegal, cacería y otros accidentes que sufren estas especies.

Allí, el gavilán fue sometido a una intervención quirúrgica en la que le hicieron un injerto  de plumas para que recuperara su extremidad y pudiera volar de nuevo. Esto no fue fácil ya que el riesgo de que este tipo de aves no regeneren su plumaje es muy alto. Edna Fernanda Jiménez Salazar, médica veterinaria de la CAM aseguró que "a estas aves rapaces no se les puede remover el plumaje debido a que se corre el riesgo de dañar el folículo piloso y que la pluma no vuelve a crecer. En este Centro de Rehabilitación al gavilán se le practicó un injerto de plumas en el ala afectada con el propósito de acelerar el proceso de muda de la pluma”.

La recuperación duró ocho meses. Finalizado ese periodo el ave fue retornada al Huila para su liberación el pasado fin de semana en el Parque Natural Regional Corredor Biológico ‘Guacharos-Puracé’. “Este gavilán presenta una condición particular y es que la especie normalmente es de pecho blanco y dorso gris, y el que liberamos hoy registra  un oscurecimiento en la totalidad de su plumaje, es decir es de color negro, lo que hace que este ejemplar sea muy particular entre miles de su misma especie”, destacó el Director de la CAM, Carlos Alberto Cuéllar Medina.

Vuelve el gavilán pollero

La Policía Ambiental en Neiva rescató el 27 de julio del 2015 a un gavilán caminero o pollero. Tras un largo proceso de recuperación, el ave también fue liberada en su hábitat natural. Al gavilán le habían arrancado todas sus plumas primarias y secundarias en las dos alas, lo que le impedía volar.

La recuperación del ave duró un año, tiempo en el que estuvo aislado en una recámara donde también se limitó su contacto con humanos y se reforzó el comportamiento característico de su especie. Tras recuperar el plumaje y la fuerza, también fue puesto en libertad en el Parque Natural Regional Guacharos-Puracé.

“Los dos ejemplares finalizaron exitosamente su proceso de rehabilitación, ya no presentaban ningún tipo de  enfermedad, no toleraban la manipulación ni la aproximación humana, se tornaban inquietos y realizaban movimientos constantes de fuga. Tenían plumaje completo y en buen estado, practicaban el vuelo sin limitaciones y tenían  habilidad para la búsqueda de alimento”, concluyó la médica veterinaria Edna Fernanda Jiménez. 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.