;
BBC

Los expertos del Centro de Conservación de Osos Panda Gigantes de Chengdu, en China, investigan desde hace meses por qué algunos ejemplares están perdiendo sus características ojeras negras, que se están volviendo blancas.

Le recomendamos: El guardián de los Andes: 13 razones para amar al oso andino en su día

Las primeras noticias de estos cambios surgieron en enero, cuando ciudadanos que habían visitado el centro subieron a internet imágenes de un animal con costras blancas alrededor de los ojos, según informó el periódico China Daily.

Estas se deben a una enfermedad ocular que han contraído una docena de osos panda y cuyo origen se desconoce, según publicó a principios de mayo este medio de comunicación.

Estos osos son considerados un tesoro nacional en China y solo se encuentran en la provincia de Sichuan, en el centro del país. El lugar más accesible para acercarse a ellos es el centro de Chengdu, ya que a diferencia del resto este se ubica muy cerca de un núcleo urbano. Lo que lo convierte en el que recibe mayor tráfico de turistas.

En enero, un equipo de científicos liderado por el oftalmólogo Luo Oingli y dermatólogo Ran Yuping estudiaron a dos de los pandas y concluyeron que el cambio de color se debía a que se les estaba cayendo el pelo.

Le puede interesar: En video: Adiós a Inuka, el único oso polar del trópico murió a sus 27 años en Singapur

"Ambos pandas presentaban una pérdida de pelo alrededor de los ojos", afirmó Luo al China Daily, al que indicó que uno de los animales incluso tenía úlceras en esa zona.

Desde entonces, el centro no ha querido dar más información.

Ácaros

Las ojeras son importantes para los osos pandas, según estudios recientes que indican que les sirven para reconocerse entre ellos.

En el comunicado emitido por el centro de Chengdu en enero, la entidad atribuía el problema ocular a los ácaros, según recogió la revista Quartz.

Panda bebéEstudios recientes dicen que los osos panda se reconocen entre ellos por sus ojeras. Foto: Getty Images.

Sichuan tiene un clima húmedo que favorece la aparición de ácaros y los pandas son sensibles a ellos. Ya en el pasado algunos ejemplares habían perdido pelo por culpa de estos arácnidos diminutos, según el centro.

Pero esta vez, el tratamiento tradicional contra los ácaros no funcionó, así que los ejemplares afectados fueron puestos en cuarentena.