Vista del smog que cubre a Santiago de Chile, 21 de junio de 2015. (AFP/Yuri CORTEZ)

Este lunes Santiago de Chile enfrentó su primera "emergencia ambiental" en 16 años producto de los altos índices de polución, una medida que paralizó al 40% del parque automotor y a más de 3.000 fábricas y otras fuentes fijas contaminantes y que impacta el desarrollo de la Copa América.

Después de tres días consecutivos bajo niveles críticos de polución, la Intendencia (gobernación) de Santiago resolvió decretar la primera "emergencia ambiental" desde 1999, luego de que se impusiera recientemente un sistema de medición el doble de exigente que el de años anteriores. (Vea: ¿Qué cantidad de combustibles fósiles ha sido usada desde que usted nació?)

"Hemos tenido que tomar una medida difícil pero necesaria", dijo el intendente de Santiago, Claudio Orrego, al anunciar la medida la noche del domingo. 

"Esta es una medida extraordinaria, debido a que la calidad del aire pone en riesgo la vida de los niños más pequeños y los adultos mayores", agregó el intendente, que hizo un llamado a la población a compartir sus automóviles y planificar sus traslados este lunes.

La "emergencia ambiental" es la medida máxima de alerta que contempla la legislación chilena cuando los niveles de polución sobrepasan el nivel 500 de Material Particulado 2,5. Durante este domingo estaciones de monitoreo de comunas ubicadas en el poniente de la ciudad, como Cerro Navia y Pudahuel -que concentran altos niveles de pobreza- alcanzaron estos índices de contaminación.

Las clases de educación física serán suspendidas en todos los colegios de Santiago y se habilitarán vías exclusivas de circulación del transporte público. (Vea: El mapa de la contaminación lumínica en el mundo)

Encajonada entre varios cerros, la ubicación geográfica de la capital chilena atenta contra sus niveles de ventilación, a lo que se ha sumado en los últimos días escasas lluvias y altas temperaturas para esta época, un pronóstico que se mantendrá durante al menos los próximos cinco días.

Copa América bajo emergencia ambiental 

Los altos niveles de polución tienen lugar en Santiago justo cuando se desarrolla la Copa América, que tiene a la capital chilena como una de sus principales sedes.

Este domingo, con índices de contaminación ambiental críticos, se disputó en Santiago el duelo entre Brasil y Venezuela. Para este lunes y martes sin embargo no estaban previstos partidos, aunque la mayoría de las selecciones que participan del torneo están concentradas en la capital chilena.

Pero, por disposiciones de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) ningún partido del torneo se puede suspender por la alta polución, que en futbolistas de alto nivel afecta a nivel pulmonar, generando una menor oxigenación durante la práctica de actividad física.

"No hay duda que hay una pequeña merma del rendimiento físico producto de la contaminación", señaló a la AFP el especialista en medicina deportiva de la Clínica Meds, Luis Maya.

Cada año, unas 4.000 personas mueren prematuramente por enfermedades cardiopulmonares asociadas a la polución en Chile, según un reporte oficial de 2014.

Los más afectados, los niños pequeños y adultos mayores, que sufren por enfermedades respiratorios asociados al invierno austral.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.