Fotos: Cortesía Cordatec

Desde que en diciembre del año pasado se conoció la firma de un contrato entre la empresa ConocoPhillips y la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) para la extracción de petróleo en San Martín (Cesar) a través de fracking, la comunidad se ha movilizado de distintas formas para rechazar el empleo de esta técnica que ya ha sido prohibida en varios países por su impacto negativo en el medio ambiente. Multitudinarias marchas, campamentos en la entrada de los predios en los que estaría ubicado el pozo petrolero Pico Plata1, así como un foro internacional han sido algunas de las actividades realizadas por los pobladores del municipio cesarense.

Pero la situación en San Martín se ha tornado más tensa de lo normal. A mediados de septiembre se conoció que el vocero de la Corporación Defensora del Agua, Territorio y Ecosistemas (Cordatec) fue amenazado de muerte y tuvo que salir del departamento para salvaguardar su seguridad (Vea: Amenazan a opositores del primer proyecto de Fracking en Colombia). A este hecho ahora se le suma la desmedida intervención de las autoridades tras la convocatoria a un paro cívico y a una protesta pacífica a inicios de esta semana.

Aunque en los primeros días no se presentaron mayores contratiempos, en la noche del miércoles y jueves la intervención del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) desató una serie de eventos, que según los habitantes, generaron desmanes por parte de los uniformados. El Esmad intervino una vez que el paro llegó a bloquear parte de la Ruta del Sol, la vía que comunica a la Costa con Bogotá.

Un video captado por cámaras de seguridad es el sustento que presentan los miembros de Cordatec para probar la veracidad de sus acusaciones. En él se ve a uno de los integrantes del Esmad rompiendo luces y atentando contra propiedad privada, en lo que parecería ser una acción para justificar su intervención. Pero ahí no termina la polémica. Según Carlos Andrés Santiago, vocero de Cordatec el Esmad “dejó a varias personas heridas y otras más retenidas”. El vocero asegura que no tienen claro el paradero de varios manifestantes.

Ante la situación la primera en pronunciarse fue la senadora de la Alianza Verde Claudia López, quien envió una carta al director de la Policía Nacional, Jorge Hernando Nieto, pidiendo llegar al fondo de “una serie de posibles agresiones que ha sufrido la comunidad de San Martín César a manos del Esmad” (Vea la carta). Asimismo, solicitó a la Agencia Nacional de Hidrocarburos y a los ministerios de Medio Ambiente y de Minas que instalen una "mesa interinstitucional con el fin de escuchar, atender y resolver las urgencias e inquietudes de la comunidad". Hasta el momento ni las autoridades locales ni la Policía Nacional se han referido a estos hechos.

Aunque en ninguna de las grabaciones, excepto a la ya reseñada en este artículo, se ven atropellos del escuadrón móvil sobre los habitantes, queda en el aire un manto de duda; el Esmad ha sido rechazado por las que se consideras acciones innecesariamente violentas, como el pasado julio durante el paro camionero donde un joven campesino murió por el impacto de un proyectil lanzado por miembros del escuadrón.

Semana Sostenible consultó hace unos meses a la congresista Ángela Robledo, una de las más críticas a la acción de la fuerza pública. Ella asegura que el “Esmad solo debe hacer presencia cuando se agotan todas las vías de diálogo”. Asimismo, durante los disturbios generados en Transmilenio hace unos meses el coronel Óscar Pinzón, comandante operativo de la Policía de Bogotá, dijo que antes de que el Esmad entre en operación, la Policía sigue un manual de procedimientos donde primero se dialoga con las personas para que no obstruyan la vía pública, nunca llevan armas y que “el escuadrón sólo entra en acción cuando las negociaciones no dan resultado”.

A la espera de una respuesta oficial de las autoridades sobre lo que verdaderamente ocurrió en San Martín, nuevamente se cuestionan las acciones de este escuadrón que según varios de sus detractores necesita un revolcón en su interior y de unas reglas claras o de lo contrario debe considerarse su desaparición.

Los límites del Esmad

Semana Sostenible explica cómo debe ser el actuar del escuadrón antidisturbios ante el bloqueo de una vía:

  1. La Policía llega al lugar con cascos y escudos. Se negocia con las personas para que disuelvan los bloqueos.
  2. Si las obstrucciones persisten, personal de Sijin y Sipol vestidos de civil, filman lo que ocurre e informan donde se generan los actos violentos.
  3. Llega el Esmad. Se verifica que no lleven ningún tipo de armas y se retira de la zona cualquier otro personal policial. Nuevamente solicitan el desbloqueo de las vías.
  4. Arrojan cápsulas de humo de colores.
  5. Lanzan granadas de aturdimiento.
  6. Si los bloqueos persisten comienzan los gases lacrimógenos.
  7. Entran en acción las tanquetas de agua.
  8. Personal motorizado empieza a presionar a la gente.
  9. Se accionan las pistolas de pintura (como en el juego de paintball).
  10. Se detienen a las personas que Sijin y Sipol han identificado y se persiste con todas las acciones hasta que se disuelven las manifestaciones.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.