Foto: Pixabay
;
AFP

"Se subió el nivel de alerta por el volcán al máximo", declaró el lunes por la mañana un alto responsable del centro nacional de vulcanología de Indonesia, Gede Suandika.

"Se han sentido temblores permanentes", agregó.

Unas 40.000 personas instaladas cerca del volcán ya abandonaron sus viviendas y otras 60.000 tendrán que hacer lo mismo, estimó por su lado la Agencia Nacional de Gestión de Desastres.

Le sugerimos: Líderes indígenas afirman que los países no podrán cumplir el Acuerdo de París sin su ayuda

"Hemos ampliado la zona de exclusión y el número de personas que serán evacuadas aumentará, pero todavía no tenemos las últimas cifras", había dicho previamente a la AFP Sutopo Purwo Nugroho, portavoz de dicha agencia.

"Lo más importante es seguir nuestras instrucciones y mantener la calma", añadió.

El Monte Agung, cuya última erupción en 1963 causó 1.600 muertos, expulsaba el lunes por la mañana una humareda gris que ascendía más de 3.000 metros.

La zona de exclusión alrededor del volcán, situado a 75 km de la estación turística de Kuta, fue ampliada a 10 kilómetros a la redonda y se instó a las personas que residen dentro de la misma a evacuarla. 

"Las proyecciones continuas de ceniza a veces están acompañadas de erupciones explosivas y un débil estruendo sonoro", indicó en Facebook la Agencia Nacional de Gestión de Desastres.

Le puede interesar: Netflix producirá una serie sobre el Amazonas colombiano

"Los destellos del fuego son cada vez más visibles durante la noche. Esto indica que están reunidas las condiciones para una erupción más fuerte inminente", agregó.

Aeropuerto cerrado 

Los pueblos próximos al volcán estaban cubiertos de ceniza procedente del monte Agung y las autoridades distribuyeron miles de mascarillas de protección entre la población.

El aeropuerto internacional de Denpasar, capital de la provincia de Bali, muy frecuentada por los turistas de todo el mundo, fue cerrado. 

El aeropuerto de la isla de Lombok, otro destino muy turístico, al este de Bali, también cerró el domingo por la tarde por culpa de las cenizas arrastradas por el viento. Pero el lunes por la mañana volvió a abrir. 

El monte Agung, de algo más de 3.000 metros de altura, ya había rugido entre agosto y octubre. Más de 144.000 personas tuvieron que ser evacuadas. 

Su actividad parecía haberse calmado a finales de octubre, por lo que se rebajó el nivel de alerta. Miles de personas volvieron a sus casas pero, el martes, el volcánempezó a rugir de nuevo. 

Le recomendamos: Costa Rica cumple 300 días usando únicamente energías renovables

Por segunda vez en menos de una semana, el volcán despidió el sábado una importante humareda, lo que, según especialistas, podría deberse a una erupción freática, es decir, la expulsión brusca y violenta de vapor. 

Decenas de hindúes balineses participaron el domingo en ceremonias de oración cerca del volcán, con la esperanza de impedir una erupción. 

En Indonesia, situada en el "cinturón de fuego" del Pacífico, hay más de 120 volcanes en actividad. 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.