Cada año, Barichara se convierte en el epicentro del cine ambiental en el continente. Este apacible pueblo de Santander es la casa de Festiver, el único festival dedicado a esta temática que existe en el país. En sus seis ediciones ha proyectado más de 400 películas, ha desarrollado más de un centenar de actividades de formación y gestionado más de 250.000 dólares en premios en efectivo y en servicios de postproducción y alquiler de equipos.

Festiver ha sido reseñado por la prensa nacional e internacional como uno de los festivales más destacados de Colombia y Latinoamérica, y hace parte de la red internacional de festivales de cine ambiental GFN. Esta importancia también ha sido reconocida al interior de Santander. Desde 2013, la Asamblea Departamental institucionalizó su apoyo al evento mediante una ordenanza que destina un presupuesto anual de 130 millones de pesos.

Le puede interesar: Películas "verdes" que nunca va a olvidar

La semana pasada, sin embargo, la Gobernación de Santander anunció que este año iba a recortar el presupuesto para Festiver. A través de su Secretaría de Cultura, la entidad informó inicialmente que no tenía recursos para continuar con el respaldo económico a Festiver. Unos días más tarde, tras reconsiderar esa decisión, propusieron una cifra de 30 millones de pesos, la quinta parte del monto que proveen anualmente. Según informó el diario Vanguardia este fin de semana, la razón es que este año se apoyarán otros proyectos como el Festival de Cine de Santander, una producción independiente llamada ‘Armero’ y un festival en el Socorro, entre otros.

A pesar de esta explicación, los actores Toto Vega y Nórida Rodríguez, quienes han liderado Festiver desde sus inicios, mostraron su sorpresa ante la súbita falta de apoyo de la Gobernación. En conversación con Semana Sostenible, Vega afirmó que “quedamos un poco fríos porque tenemos una ordenanza de la Asamblea Departamental en la que se reconoce que el festival es de interés para el departamento, para el medio ambiente y para la cultura”.

Vea también: Los diez años de "una verdad incómoda"

Vega cuenta que sin ese respaldo Festiver queda huérfano, pues los costos de realización superan los 900 millones de pesos. De esa cantidad, más de la mitad es gestionada por él y por Rodríguez con empresas privadas y algunas instituciones del sector ambiental. Pero el aporte de la administración departamental es fundamental para completar el porcentaje restante. Por eso, Vega dice que rechazaron la contraoferta realizada por la Gobernación: “de todas maneras tampoco salvamos los costos y nos tocaría darles la misma visibilidad que si hubieran puesto toda la plata”, explica.

La séptima edición de Festiver está planeada para finales de septiembre. Las convocatorias ya se cerraron con 207 películas postuladas. Según Vega, en agosto se conocerán las finalistas y la agenda de los talleres y las demás actividades que componen el festival. Entre tanto, los organizadores buscarán alternativas para cubrir el hueco presupuestal dejado por el incumplimiento de la Gobernación de Santander. En caso de no conseguirlas, el único evento cinematográfico dedicado al medioambiente tendrá un amargo final.

Lea más: Así funciona el cine para personas con discapacidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.