La disminución del presupuesto en varias carteras para el 2018 es un tema que ha estado en la agenda noticiosa de los últimos meses y cobró aún más relevancia cuando una luminaria del deporte nacional como Nairo Quintana se puesto en la tarea de decirle al presidente Juan Manuel Santos en la cara que al deporte no había que quitarle un solo peso. Sin embargo, en otros sectores la situación no ha sido tan favorecedora, porque en nuestro país los científicos o los conservacionistas no son tan aclamados ni tan conocidos como los deportistas.

Pero mientras los recursos que se destinarán al manejo del medioambiente parece que disminuirán, la viceministra de Energía e Hidrocarburos Ruthy Paola Ortiz, dijo la semana pasada en el periódico Portafolio que el peligroso fracking ya estaba prácticamente listo a desarrollarse en Colombia. Ante esto el Ministerio de Ambiente salió al paso el viernes y en un comunicado señaló que “el sector no está completamente listo para el desarrollo de esta actividad”, pero que existe un plan “para la vigilancia y control de esta actividad”.

Si bien la gestión del ministro de Ambiente Luis Gilberto Murillo es destacable, suena un tanto utópico que la cartera ambiental anuncie planes rigurosos y un seguimiento a una apuesta tan riesgosa como lo es el fracking, a sabiendas que el dinero que sustentará dicha vigilancia disminuirá. Una situación tan paradójica como la eliminación del grupo especializado en minería de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) una tarea que según asumirá la dirección de la entidad. Dependencia que, según expertos y personas al interior del organismo, no tiene la capacidad o el músculo técnico para controlar y supervisar la minería en nuestro país.

¿Será posible que con menos plata se pueda hacer más?

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.