Desde hace varios meses, en San Martín se siente una fuerte tensión.  Cientos de pobladores, agrupados en la Corporación Defensora del Agua, Territorio y Ecosistemas (Cordatec), han venido haciendo resistencia pacífica a la llegada del fracking municipio del sur del Cesar. En diciembre del año pasado, la empresa ConocoPhillips firmó un contrato con la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) para explorar y extraer petróleo mediante esta controvertida técnica que ha sido prohibida en varios países del mundo por sus impactos negativos en el medioambiente.

El proceso de licenciamiento ambiental no ha superado el requisito de la socialización, pues la comunidad organizada en Cordatec se ha opuesto radicalmente a la posibilidad de que esta actividad se realice en su territorio. Según Carlos Santiago, líder de Cordatec, “diversos estudios de universidades de EE. UU., así como diferentes entidades de Gobierno y ONGs advierten que el fracking está asociado al uso de grandes cantidades de agua, la contaminación de las fuentes hídricas superficiales y subterráneas por metales pesados, el aumento de la sismicidad inducida y el deterioro en la salud de las comunidades en las zonas de influencia”.

Esa tensión ha aumentado en los últimos días, pues los habitantes denuncian que Conoco ha intentado ingresar por la fuerza al campo de exploración Picoplata 1, ubicado en el corregimiento Cuatro Bocas, sin haber surtido los procesos de concertación a los que se comprometió. “Al mediodía de ayer llegó una caravana de camionetas de la ConocoPhillips, escoltadas por personal armado del Ejército y la Policía, intimidando a la población e impidiendo tomar videos de lo que estaba sucediendo, con el fin de dispersar la protesta de los pobladores”, afirma Santiago.

Don Romario Torres cuenta que “la empresa, en sus intenciones de seguir acondicionando el pozo y arreglo de vías, está contratando gente para que se ponga en contra de nosotros. Pero no vamos a permitir que les den incentivos a ellos por medio de contratos para que digan que estamos impidiendo el progreso, el fracking es la hecatombe ambiental y social. Aun así, no queremos violentar a la empresa y el cese de actividades que estamos promoviendo desde ayer es completamente pacífico”.

Por suerte, los bloqueos de los pobladores no han derivado en enfrentamientos con la Fuerza Pública que hace presencia desde ayer en la entrada del pozo Picoplata. SegúnTorres, se mantendrán allí hasta que la empresa renuncie a su intento de continuar el proyecto sin haber obtenido la "licencia social" por parte de la comunidad. Semana Sostenible habló con un representante de Conoco, quien afirmó que las actividades de limpieza de la vía y acondicionamiento del pozo están aprobadas en una licencia ambiental otorgada por la Anla en 2014, cuando el pozo pertenecía a la compañía Shell y estaba destinado a actividades convencionales.
"Estas operaciones corresponden a la fase 1 de la exploración, que todavía está catalogada por la ANH como convencional y que cuenta con licencia ambiental. Por eso no estamos haciendo nada sin aprobación del gobierno. Aún así, los opositores al proyecto han impedido la entrada de nuestros equipos y nosotros seguiremos intentando por la vía del diálogo y cumpliendo con todas las obligaciones que nos impone la ley", aseguró el funcionario.
Por su parte, Torres asegura que "aunque esas labores estén autorizadas, la negativa se justifica porque con ellas pretenden darle continuidad a un proyecto riesgoso para el ambiente y para la comunidad". Por ahora no se ve una solución a esta controversia. De hecho, Cordatec está organizando un foro internacional y una marcha contra el fracking el próximo 25 de septiembre en San Martín. Mientras el gobierno está apostándole con fuerza a está polémica tecnología, en muchas comunidades crece la oposición por los grandes peligros que representa.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.