El manejo de residuos es uno de los numerosos cuestionamientos que se le hace a la fracturación hidráulica.

La polémica por el fracking o fracturación hidráulica parece estar lejos de acabar. Mientras en Colombia ya hay luz verde para su implementación, a pesar de las numerosas voces en contra y los distintos estudios que señalan más efectos nocivos que desventajas; en Estados Unidos los reguladores ambientales del estado de Pensilvania buscan dar ejemplo y quieren establecer una multa récord de 4,5 millones de dólares contra un perforador de gas.

Los reguladores del Departamento de Protección Ambiental (DEP, Department of Environmental Protection), quieren imponer la cuantiosa multa por que creen que existe “un importante caso de contaminación por fuga de residuos”. 

La empresa que recibiría el castigo sería EQT Corp, una compañía ampliamente cuestionada por sus repudiables prácticas como ofrecer 50.000 dólares en efectivo a residentes de pequeñas poblaciones de Pensilvania para mostrar su apoyo al fracking y de paso evitarse demandas por posibles problemas de salud, hecho que fue denunciado por el portal de internet ProPublica hace unos meses.

El secretario de la DEP, Dana Aunkst, aseguró que la empresa EQT no ha cooperado durante la investigación y "no reconoce el daño ambiental en curso" por las fugas de residuos en la localidad de Duncan Township. 

Ante esto la compañía aseguró que la fuga se resolvió rápidamente y acusó frontalmente a las autoridades de querer ganar protagonismo en los medios de comunicación. Incluso la empresa con está preparando una contrademanda por la “libre” interpretación de la ley por parte de las autoridades. 

Sin embargo, el informe que presentaron las autoridades ambientales se encontraron más de 200 agujeros en el pozo de residuos que afectaron a varios arroyos, manantiales y vegetación de la localidad.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.