Tras intentar infructuosamente reactivar sus labores exploratorias durante diez días, la empresa ConocoPhillips le solicitó esta semana a la Agencia Nacional de Hidrocarburos ANH la suspensión temporal del contrato de producción de petróleo mediante la controvertida técnica del fracking.

En un comunicado de prensa, la ANH explica que 2dada la conflictividad de tipo social que se presenta en el área del bloque VMM3 con las autoridades locales y las comunidades que hacen parte de la zona de influencia del proyecto, la compañía ConocoPhillips, como operadora del bloque, ha decidido parar las actividades exploratorias y ha solicitado a la ANH, con base en las cláusulas contractuales, se declare la medida suspensiva sobre el contrato con el fin de encontrar alternativas y dar tratamiento a la problemática que se presenta”.

Como contó Semana Sostenible, desde el lunes pasado las comunidades aledañas al proyecto impidieron la reactivación de las labores de exploración en el pozo PicoPlata 1, ubicado en el corregimiento Cuatro Bocas de San Martín. “La empresa, en sus intenciones de seguir acondicionando el pozo y arreglo de vías, está contratando gente para que se ponga en contra de nosotros. Pero no vamos a permitir que les den incentivos a ellos por medio de contratos para que digan que estamos impidiendo el progreso, el fracking es la hecatombe ambiental y social”, explicó en ese momento Romario Torres, miembro de la Corporación Defensora del Agua y los Territorios (Cordatec).

Aunque Conoco asegura que esas labores están autorizadas en la licencia ambiental porque corresponden a exploración convencional, Torres afirma que permitir que las realicen sería darles la autorización para que continúen todo el proceso. Por eso mantuvieron los bloqueos durante diez días consecutivos, al cabo de los cuales la empresa tomó la decisión de pedir la suspensión del contrato hasta que se encuentre una solución definitiva a la problemática.

Semana Sostenible consultó con la ANH si esta suspensión puede acarrear demandas contra el Estado o indemnizaciones para la empresa, pero un funcionario que pidió no ser citado porque no es el vocero autorizado respondió que se trata de una diligencia contemplada dentro del contrato que busca precisamente que los plazos acordados dentro del mismo no se afecten por la situación social que se vive en la zona del proyecto.

Carlos Santiago, vocero de Cordatec, afirma que “esta es una estrategia de la empresa para meterle presión al gobierno y hacer que la próxima vez que quieran reactivar los trabajos llegue el Esmad a disolver las protestas”. En cualquier caso, se trata de una nueva victoria de las comunidades frente a esta controvertida técnica cuyos riesgos ambientales no están dispuestas a asumir. Por ahora, el fracking sigue siendo una amenaza en Colombia.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.