Desde el accidente se han visto mariposas mutantes y pueblos abandonados en Fukushima.

Usando un helicóptero  con control remoto  fue la única manera en que la Jaea pudo valorar, por primera vez desde el tsunami de 2011, el área más cercana a la central en  un radio de tres kilómetros en torno a la planta.

Hasta ahora no se había podida hacer una evaluación completa de la zona por estar demasiado cerca a los reactores que el tsunami del 11 de marzo de 2011 dañó.  El helicóptero hizo las mediciones finales en 2012 y los datos revelados por la Jaea fueron determinantes.

Se han encontrado más de 19 microsieverts por hora a un metro sobre el suelo en las áreas inmediatamente al sur y al oeste de la planta, según los datos recién publicados. El sievert es una unidad que mide la dosis de radiación absorbida por la materia. A partir del 1 sv los efectos en los humanos son evidentes y  cuando hay más de 10sv puede haber parálisis y muerte.

Hubo lecturas menores (entre 9,5 y 19 microsieverts por hora) hacia el noroeste, pero siguen siendo altos.  Así mismo, la Jaea publicó la radiación que midió hasta diciembre de 2012 en 10.000 puntos distintos en un área de 80 kilómetros alrededor de la central, situada a unos 220 kilómetros al noreste de Tokio.

Los resultados son que el volumen de la zona ha descendido un 36 por ciento en comparación a los datos de junio de 2011, tres meses después del accidente. Sin embargo, en el 60 por ciento de este área se detectaron niveles de 1 millisievert al año (la cantidad máxima que recomienda la Comisión Internacional de Protección Radiológica) o incluso más.

Debido al desastre hay 52.000 personas que vivían cerca a la zona y cuyo sustento era la pesca, la agricultura y la ganadería desplazadas.



¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.