Funcionarios de la Ciudad de México deberán compartir su automóvil oficial con ciudadanos que tengan una ruta parecida dentro de un plan extraordinario de tres meses para prevenir la contaminación en la megalópolis en esta época seca, informó este lunes la alcaldía.

"Los servidores públicos que tienen asignado un vehículo oficial deberán compartir el automóvil en los trayectos que realicen hacia sus lugares de trabajo o comisiones con ciudadanos que tengan una ruta afín", dijo en una rueda de prensa el secretario de movilidad de la capital, Héctor Serrano.

Estos vehículos deberán llevar un rótulo identificativo en el parabrisas que dirá "Más x coche" y aplicará a unos 1.500 funcionarios, cuyos cargos no se especificaron.

Esta medida temporal se une a las anunciadas la semana pasada por autoridades mexicanas para que un día a la semana todos los vehículos dejen de circular en la megalópolis, altamente contaminada en esta época sin lluvias, que impiden la dispersión de contaminantes en el ambiente.

Las autoridades capitalinas activaron por primera vez en 14 años la llamada contingencia ambiental entre el 14 y el 17 de marzo.

Desde el martes y hasta el 30 de junio, el gobierno mexicano ordenó ampliar el programa conocido como "Hoy no circula", que prohibía a los vehículos considerados más contaminantes circular un día a la semana.

La aplicación de estas medidas será verificada en la calle por 3.400 policías, dijo Serrano.

Además, en los próximos tres meses, si los niveles de ozono se disparan, se activarán restricciones más severas, que incluyen sacar de circulación más automóviles, medidas a la venta de gasolina o reducciones de emisiones de gases por parte de las industrias.

Serrano también anunció que el trolebús, el tren ligero y los buses de la Red de Transporte de Pasajeros (RTP) de la capital serán gratuitos y que unos 10.000 taxis también reducirán el importe de la tarifa de la bajada de bandera.

Las autoridades mexicanas han dicho que este programa temporal es preventivo, teniendo en cuenta que 22.000 personas mueren anualmente en México por enfermedades respiratorias o cardiovasculares directamente relacionadas con la contaminación.

A partir de julio, tal y como lo ordenó el presidente Enrique Peña Nieto, los centros de verificación de contaminantes para los automóviles de la zona metropolitana empezarán un proceso de modernización y mejoramiento para que próximamente más vehículos salgan de circulación.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.