Foto: Archivo Semana

Cuando no se toman las medidas necesarias para evitar un desastre ocurren tragedias como las de Mocoa o Manizales, las cuales se pueden repetir en 385 lugares más en todo el territorio colombiano tal como lo afirma un estudio realizado por el Departamento de Geografía de la Universidad Nacional. Las tragedias de este año demuestran la falta de preparación por parte de los organismos encargados en Colombia para prevenir catástrofes.

Este es el caso de Fusagasugá, municipio que vivió una tragedia similar el 30 de octubre de 2014 cuando fuertes lluvias provocaron un deslizamiento de tierra y lodo en el cerro Fusacatán, en aquel entonces se dio el desbordamiento de las quebradas La Parroquia y Los Curros. Esa noche murieron dos personas, 12 familias perdieron su hogar, 855 personas resultaron damnificadas.

Le recomendamos: Lluvias causan estragos en la Costa Caribe

Sin embargo, desde el pasado mes de abril se encendieron las alarmas de nuevo en el municipio, ubicado en el sur de Cundinamarca, por el posible desbordamiento de esas mismas quebradas, ya que la mayoría de habitantes de Fusagasugá sienten que el peligro de crecida es inminente por las constantes precipitaciones. Según Magali Gutiérrez, estudiante universitaria, “desde hace dos semanas se difundió que Emserfusa (empresa de acueducto y alcantarillado de Fusagasugá) decretaba la alerta amarilla para Fusa y Pasca por las fuertes lluvias de los últimos meses”.

Al mismo tiempo, habitantes del municipio de Pasca, ubicado a 15 minutos de Fusagasugá, advierten que estos dos lugares pueden desaparecer en caso de crecida y desbordamiento de dos lagunas en la parte alta de la montaña. Leidy Moreno Rodríguez, habitante de Pasca, dice que “si llueve muy fuerte o por mucho tiempo es muy probable que del cerro Fusacatán se desprenda una avalancha, y en ese momento no servirá de nada la planeación, ni los organismos de rescate”.

Y es que tan solo el 13 de abril las lluvias provocaron inundaciones en la vía panamericana y en los barrios: Altos de Fusa, las Delicias y el sector de la Fiscalía, pero según Angie Barragán, directora de la Coordinación para la Gestión de Riesgos y Desastres de Fusagasugá, “el municipio está sentado sobre varios afluentes hídricos los cuales se pueden salir de su cauce por las precipitaciones, lo que generaría inundaciones, pero no significa que haya ninguna alerta en este momento”.

Vea también: Chiparo, el árbol que salvó a un barrio de la tragedia en Mocoa

Según funcionarios de Emserfusa, la preocupación fue provocada por un video realizado por un geólogo que trabajó para la Alcaldía de Fusagasugá hasta 2016, en el clip se explican acciones concretas a desarrollar en el cerro para prevenir cualquier avalancha o inundación.

Por su parte, el director de Emserfusa, Julián Duarte, aseguró que “no se ha declarado ninguna alerta amarilla porque eso solo lo puede decretar la Concejo Municipal Para la Gestión del Riesgo de Desastres”. Sin embargo, el funcionario le comentó a Semana Sostenible que este jueves están convocados para un comité extraordinario con la Alcaldía y el Consejo Municipal y puede que se haga la declaratoria.

La Alcaldía del municipio también asegura que no hay ninguna alerta de momento, pero que desde la emergencia de 2014 se monitorean las quebradas La Parroquia, Los Curros y Sabaneta, donde se llevaron a cabo jornadas de limpieza. También dicen que en caso de alerta se implementará el  Plan de Emergencia y Contingencia 2016 - 2018 para la temporada de lluvias que busca proteger la vida de habitantes y visitantes que resulten afectados por situaciones de emergencia. Para esto cuentan con 63 hombres para labores de búsqueda y rescate, repartidos entre cuerpo de bomberos de Fusagasugá, Defensa Civil y Cruz Roja colombiana y 35 de ellos están entrenados en primeros auxilios.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.