El gas natural ha sido señalado como uno de los combustibles fósiles con menor impacto ambiental, incluso se le ha visto como el sustituto ideal de la gasolina en algunos escenarios. Su composición química hace que su combustión emita menos CO2 por unidad de energía producida, por lo que muchos científicos se habían aventurado a encumbrarlo como uno de los combustibles del futuro.

Sin embargo, esta ‘buena reputación’ del gas natural podría cambiar. Un estudio publicado el miércoles pasado por la revista Nature titulado, ‘Limited impact on decadal-scale climate change from increased use of natural gas’, asegura que este combustible no garantiza un mejor futuro energético y no reducirá el calentamiento global.

El estudio, que se basa en un sinnúmero de simulaciones por computadora, muestra que las emisiones de gases invernadero no disminuirán a nivel mundial y lo más probable es que aumenten, a pesar del uso del gas natural.

La investigación, que incluyó a cinco equipos de expertos de diferentes países y bajo distintos modelos de simulación por computadora, analizó lo que ocurriría si el gas natural o metano sigue la tendencia a mantener un precio bajo y no cambian las normativas existentes frente a dicho combustible. 

A pesar de las distintas variables todos los equipos llegaron a la misma conclusión, el uso de gas no disminuirá el calentamiento global. 

Haewon McJeon, economista del Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico, del Departamento de Energía de Estados Unidos y líder del estudio, fue enfático en asegurar que el uso de gas, "no reduce el cambio climático". No obstante, McJeon dice que es difícil que más gas natural empeore el problema.

El documento, además, asegura que aumento en el uso de metano hasta el 2050 bloquearía el uso de fuentes de energía más limpias y con mínimo impacto en las emisiones de gases invernadero como la energía solar, eólica y nuclear. 

El suministro de gas natural en el mundo ha aumentado gracias a la popularización de técnicas no convencionales para su obtención como la fracturación hidráulica o fracking y la perforación en aguas profundas. Sin embargo, los efectos en los ecosistemas y en el medio ambiente de estas técnicas son otros de los lunares que opacan la eficiencia del llamado más limpio de los combustibles fósiles.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.