Labores de inteligencia adelantadas por el Ejército, la Policía Nacional y la Alcaldía de Sonsón, permitieron la captura en flagrancia de nueve personas que desarrollaban labores de minería ilegal en la reserva ecológica del Páramo de Sonsón. Cornare está evaluando el impacto que dejaron en el ecosistema. La zona es considerada de exclusión minera por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Las afectaciones tienen lugar en la vereda El Perrillo, municipio de Sonsón, donde se incautaron numerosos equipos, plantas eléctricas, motobombas y sustancias químicas contaminantes. De acuerdo con los resultados de la incautación, se estima que los equipos permitían la extracción de 200 a 250 gramos de oro cada semana y un promedio mensual de 1.000 gramos.  Las autoridades calculan en más de 70 millones de pesos los beneficios mensuales que se obtenían de esta actividad ilícita.

Sonsón, Antioquia, está en la mira de la Fiscalía, que lo tiene entre los diez municipios con mayor riesgo por parte de la extracción minera ilegal. El ente acusador está aumentando el pie de fuerza para evitar las actividades que destruyen el medio ambiente. “El propósito es aumentar la cobertura de su acción contra la minería ilegal, para lo cual se estudia el proyecto de crear una red de fiscales ambientales que facilite el intercambio de información de procesos en todo el país”, sostuvo la entidad.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.