Gunter Pauli es un economista belga que se hizo famoso por su libro "La economía azul". En él recopila más de 100 innovaciones ambientales que trazan una senda de cambio en el modelo económico dominante. Desde entonces, Pauli se convirtió en un líder que ha recorrido el mundo tratando de demostrar que es posible alcanzar el desarrollo sostenible.

Gracias a esas credenciales, la empresa AngloGold Ashanti contrató a Pauli para que asesorara la ejecución de Gramalote, un proyecto de extracción a cielo abierto ubicado en San Roque, Antioquia, que se convertirá en la mina de oro más grande de Colombia. En diálogo con Semana Sostenible, Pauli explica por qué decidió vincularse con una de las industrias más polémicas del país y habla de los proyectos que está liderando para convertir a Gramalote en la primera mina sostenible del mundo.

SEMANA SOSTENIBLE: ¿Cuál es su visión de la minería?

GUNTER PAULI: A nadie le gusta la minería. Es como la cirugía, tú tienes apendicitis y ¿te gusta ir al hospital? No, pero no hay otra opción. Sin oro no tenemos equipamiento médico, teléfonos, microelectrónica, ni accesorios satelites. Tienes que acostumbrarte a que hay necesidad de oro, de plata y otras cosas. Y si nosotros no queremos cambiar totalmente nuestra manera de vivir, vamos a necesitar la extracción de esos minerales. Pero eso no quiere decir que los mineros pueden hacer lo que quieren. Al contrario, tienen que ser tan responsables como el cirujano, porque después de la cirugía de apendicitis todavía la niña se quiere poner un bikini y no quiere una cicatriz grande. Entonces no solo se trata de saber cómo coser la herida, sino de que el cuerpo quede mejor que antes. Pero esa no es la mentalidad de los mineros, eso hay que reconocerlo, porque incluso ningún gobierno les ha exigido que lo hagan. Hay una licencia que te permite tirar muchos desechos y usar químicos. Por eso para mí la iniciativa de cambiar esas prácticas tiene que venir del interior del sector, y eso es lo que estamos intentando en Gramalote.

SEMANA SOSTENIBLE: ¿En qué consiste esa transformación?

GUNTER PAULI: Lo importante es cómo transformamos esta cirugía en nuestra madre tierra para hacerla mucho mejor y que sea un buen negocio para todos los que están implicados. Todo el mundo tiene que ganar y si el objetivo es solo el oro, no vas a lograrlo. Por eso lo que yo hago es mirar en el modelo de negocio la posibilidad de utilizar algo y generar un efecto mucho más grande. Por ejemplo, cuatro mil personas van a construir la mina, ¿de dónde viene la comida para alimentarlas?, ah, son gallinas congeladas que vienen de Brasil. Pues en este terreno miro el entorno de la mina y digo, ¿pór qué no hacemos la cría de la gallina local, con alimentos locales y con este proceso damos de comer a los 4.000 trabajadores? Así se genera lo que llamamos el efecto multiplicador y el dinero que invierte la compañía no se lo llevan los políticos, sino que activa la economía local.

SEMANA SOSTENIBLE: Eso suena muy bonito, ¿pero es posible?

GUNTER PAULI: Nuestras redes de 3.000 científicos nos permiten saber que es posible, pero el reto está en traducirlo a la práctica, porque en Colombia se habla mucha paja, se hacen muchos documentos, declaraciones, firmas, pero luego no pasa nada. He visto 40 minas en el mundo y para que yo me comprometiera a trabajar para una de ellas tenía que ver una oportunidad de cambiar realmente el modelo de negocio.

SEMANA SOSTENIBLE: ¿Qué otro proyecto van a desarrollar en Gramalote?

GUNTER PAULI: Tenemos varios y creo que no es conveniente anunciarlos todos sin haber comenzado. Pero por ejemplo en el tema de los desechos, que es grave porque es para siempre, sabemos que vamos a tener polvo, problemas respiratorios, lo típico de una actividad como esta y la mina tiene que pensar cómo eliminar eso. Un minero convencional dice que no es posible, que si lo fuera lo habrían hecho, siempre dicen eso, pero hay algo que se llama innovacion disruptiva. Nosotros como fundación hemos trabajado durante 17 años en la conversion de la piedra triturada en papel. La mina cierra y esos millones de toneladas de piedra serán un motor de la economía de la región.  Al final del día, la mina debe servir para el apalancamiento del desarrollo económico. Si tienes papel sin cortar árboles ni usar agua, con una industria que genera 5.000 empleos y cuyo costo es 30 por ciento menos que el papel convencional, ¿será que no tienes una gran posibilidad de generar ingresos monetarios aprovechando los desechos de la mina?

SEMANA SOSTENIBLE: ¿Pero esas inversiones no están por fuera del objetivo de la compañía?

GUNTER PAULI: Lo importante es el apalancamiento, circular el dinero en la economia local, lograr el efecto multiplicador. Eso se hace con el dinero que ya tienen, no estoy pidiendo que pongan más, sino que hagamos algo mucho más interesante con el que ya tienen en su presupuesto. Para eso se necesita el cambio de pensamiento del responsable de compras dentro de la mina, para que la canasta de productos que consumen no la compre por fuera, sino que circule ese dinero al interior de la región. La empresa no crea ni financia los proyectos, sino que ofrece el poder de compra. Se trata de proponerle a la poblacion local un portafolio de oportunidades, pero todas  requieren trabajo y emprendimiento. La mina no va a producir las gallinas, solo ofrece el mercado.

SEMANA SOSTENIBLE: ¿Qué les responde a quienes se oponen férreamente a la minería a gran escala en Colombia?

GUNTER PAULI: Entiendo a los que dicen que no la quieren, porque la minería se ha hecho muy mal y no hay ejemplos concretos de buenas experiencias. Creo que tienen razón, pero incluso María Magdalena tuvo otra oportunidad (risas). Si todo el mundo es juzgado solo por los errores del pasado, no habrá paz.  Lo que les digo es que tienen razón, pero denme el beneficio de la duda,  dennos un espacio para comprobar que sí es factible. Si el grupo minero no hace como lo veo, no sigo, porque no voy a prestarme para otra cosa. La lavada de la ventana no la voy a hacer yo. Solo puedo decir que vino toda la junta mundial de AngloGold a Colombia y tuve reuniones privadas con los miembros y están dispuestos. En 20 años que llevo dialogando con el sector minero, es la primera vez que tengo una empresa que está dispuesta a hacer esta apuesta.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.