Una macabra practica se está imponiendo entre la delincuencia común de la capital que no contenta con evadir a las autoridades y cometer sangrientos asesinatos, con el objetivo de entorpecer las investigaciones arroja los cadáveres de sus víctimas a los humedales de la capital colombiana.

La cifra es verdaderamente alarmante, 20 cadáveres han sido encontrados en varios humedales de Bogotá, la mayoría de ellos ultimados con arma de fuego. La preocupante denuncia la hizo esta semana el concejal del Centro Democrático Daniel Palacios.

La mayoría de casos se concentran en el suroccidente de la capital del país. En el humedal Tibanica, ubicado en la Localidad de Bosa, se han encontrado 11 restos humanos que corresponden a cinco cuerpos de sexo masculino, uno de sexo femenino, dos restos sin identificar, un recién nacido y los restos óseos de dos individuos. Asimismo, en el humedal del Río Tunjuelito, se han encontrado cuatro cadáveres de sexo masculino; además en La Conejera, Juan Amarillo, rio Salitre, y río Fucha, se encontró un cadáver por humedal.

El concejal hizo un llamado para que tanto la Alcaldía Mayor como la Policía Metropolitana ejerzan un mayor control en estos ecosistemas, “no podemos permitir que esto se convierta en una práctica habitual que para evadir la justicia, los delincuentes usen los humedales como botadero de cadáveres”, puntualizó el cabildante.

Si bien algunas cifras de la Alcaldía muestran una mejora en la percepción de seguridad en las localidades del sur de la ciudad los índices de delincuencia e inseguridad continúan siendo preocupantes. De ahí que Palacios y otros cabildantes exijan mayores controles y patrullajes en estas zonas.

Lo paradójico del caso es que los humedales que deberían brindar beneficiosos servicios ecosistémicos a la ciudad, se han convertido en una ruta de escape de la justicia para la delincuencia común.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.