Este viernes, la corporación autónoma Regional del Valle decomisó 18 pieles de serpiente que iban a ser utilizadas para la elaboración de cinturones. El material estaba en manos de un comerciante del municipio de Dagua, quien no presentó los documentos que demostraran su procedencia legal. Según él, las había adquirido a través de unos campesinos que por temor mataron los animales y decidieron vendérselas para sacarles provecho económico.

Según el ingeniero Armando Moreno, funcionario de esa corporación, “en Colombia está prohibida la comercialización de pieles de animales silvestres, por lo que procedimos a su incautación”. Moreno también aclaró que las únicas pieles de animales con las que se pueden elaborar artículos de este tipo son, además de las vacas, las que provengan de zoocriaderos de babillas que cuenten con licencia ambiental.

En este caso, sin embargo, se trató de pieles de especies de serpientes como la Constrictora, Coral y Mapaná, las cuales habitan en la zona costera del pacífico colombiano y en los bosques andinos. Aunque según la resolución 0192 del Ministerio de Ambiente estos animales no se encuentran en estado de amenaza de desaparición, el ingeniero Moreno afirma que su presencia es fundamental para asegurar el equilibrio de esos ecosistemas.

Por ahora, la incautación fue el primer paso de un proceso en el que el dueño de las pieles tendrá la oportunidad de presentar los descargos correspondientes en los próximos diez días. En caso de que no lo haga, como lo presume el ingeniero Moreno, la CVC estudiará las propuestas de algunos museos de la región que quieran utilizar este material con fines científicos o educativos.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.