Toda la vida los ganaderos del Caquetá se han enfrentado a la presencia de jaguares y pumas que se comen parte de su ganado. La respuesta habitual de los pobladores era un disparo de escopeta que acababa con la vida del animal. Prácticamente no había finca donde no se encontraran pieles abandonadas.

Sin embargo, las alertas por la conservación de la naturaleza y en especial de estos felinos, ha generado consciencia en la gente y hoy en día muchos dan aviso a las autoridades ambientales sobre la presencia de los animales en sus predios, para protegerlos. A pesar de esto, existe un enorme problema: Corpoamazonia cuenta con los guacales y demás herramientas para atrapar y poner a salvo a jaguares y pumas, pero no cuenta con personal idóneo para estas labores. Además, los casos se han incrementado, por lo que aun contando con personas expertas, estas no darían abasto para el enorme trabajo que hay por hacer.

Le recomendamos: Deforestación en Colombia aumentó un 44% entre 2015 y 2016

Las redes sociales también se han convertido en zonas de denuncia para proteger a los felinos. Este jueves una joven publicó: “Amigos biólogos! En el Caquetá, en Montañita, hay un jaguar y está en riesgo porque está alimentándose del ganado de los campesinos! Han llamado a la CAR para que se encargue de reubicarlo antes de que la gente lo mate, pero salieron con nada! qué hacer? (SIC)”.

José María Morales trabaja en la finca Pequín en el municipio de Montañita. Según cuenta, hace 15 días vivieron el último ataque de un felino y aún no saben si se trata de un puma o de un jaguar. “Ya nos ha matado tres potros, pero tenemos dos temores: que la gente lo mate o que de pronto el animal ataque a las personas”. Y es que muchos se han acercado a su finca para preguntarle cuánto estaría dispuesto a pagar por la muerte del animal. Incluso hay quienes comenzaron a apostar para ver quién lo mata primero. “Todavía hay quienes consideran que tener una piel de ‘tigre’ es un trofeo”, asegura.

Morales cree que se trata de una hembra con su cría porque han encontrado huellas grandes al lado de unas más pequeñas. Otro problema es que las han visto a solo 500 metros de un popular balneario de la zona, ubicado muy cerca del casco urbano de Montañita. “Tuvimos que poner un derecho de petición a Corpoamazonia y hoy comenzaron a manifestarse. El director me llamó y dijo que vendrían unas personas desde Mocoa para buscar y salvar al felino”.

Semana Sostenible se comunicó con Mario Barón, director de Corpoamazonia en Caquetá, quién confirmó la veracidad de estas publicaciones. “Hemos recibido alertas sobre presencia de felinos en fincas de San Vicente del Caguán, Cartagena del Chairá y Montañita. Estamos preocupados porque no tenemos el personal adecuado para actuar y tememos que la gente, a pesar de que no quiera hacerlo, termine matando a los animales si se siguen comiendo el ganado o por temor a un ataque directo contra ellos”.

Al ser preguntado por las afirmaciones sobre la falta de reacción de la Corporación frente a estos hechos, Barón aseguró que está pidiendo ayuda de Parques Nacionales Naturales. Allí, se ha comunicado con Carlos Páez, director del Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete, quien está gestionando ayudas con la entidad. También se puso en contacto con la Unidad de Rescate y Rehabilitación de Animales Silvestres (Urras) de la Universidad Nacional, pero todavía no ha obtenido una respuesta.

Si bien la presencia de felinos no es un tema nuevo en la región, sí lo es el incremento en el número de casos y esto se debe en gran parte a la deforestación. “No cabe duda que atentar contra el entorno donde viven estos animales los ha bajado de la cordillera pues su lugar de vida y de búsqueda de alimento se ve reducido. Son animales que necesitan grandes extensiones de territorio para vivir”, afirma Barón.

Lo anterior resulta cierto si se recuerda que la semana pasada el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) reveló que la deforestación en Colombia pasó de 124.000 hectáreas en 2015 a casi 179.000 hectáreas en 2016.

Corpoamazonia solicita la ayuda urgente del Gobierno colombiano para luchar contra este fenómeno que ya se tomó el departamento del Caquetá. Barón va más allá, “solicitamos la ayuda de biólogos y expertos que quieran apoyarnos. La Corporación se encargará de sus traslados y hospedajes. Nos urge ayuda”, concluye.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.