La lluvia de estrellas es un fenómeno astronómico que ocurre cada año cuando la Tierra cruza la estela de partículas que dejan los cometas. Hay de varios tipos y en distintos meses, pero la de este fin de semana será la más espectacular.

Se trata de la lluvia de Oriónidas, que proceden del cometa Halley que orbita el planeta aproximadamente cada 76 años y cuyo nombre proviene de la creencia de que su origen está en la constelación de Orión.

Le recomendamos: Con insomnio y sin estrellas

El fenómeno comenzó el pasado 2 de octubre y finalizará el próximo 7 de noviembre, que es el tiempo que tarda la tierra en atravesar la cola o el rastro del Halley. Pero la madrugada de este sábado 21 llegará a su máximo visible en todo el mundo y será potenciado porque la luna se encuentra en fase nueva, lo que permitirá que las estrellas se vean con mayor intensidad en el firmamento.

Para observar el fenómeno no se necesitan telescopios, pero lo recomendable es ubicarse en lugares abiertos y alejados de la luminiscencia de las ciudades. También es importante estar muy atento, pues las estrellas viajan a más de 66 kilómetros por segundo y tienden a estallar, lo que genera un hermoso flujo incandescente a su paso por el cielo.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.