El 20 de enero oficiales de la policía indonesia y el ministerio indonesio de Medio Ambiente y Bosques confiscaron 19 loris perezosos de Java de un comerciante en línea en Cirebon, Java Occidental.

Los resultados de un examen médico preliminar, llevado a cabo por un equipo médico y un equipo especializado de cuidadores de animales del International Animal Rescue Indonesia, hallaron que los animales rescatados estaban deshidratados y sufrían infecciones oculares. Sin embargo, sus dientes, que generalmente son sustraídos por los comerciantes, todavía seguían intactos.

El loris perezoso de Java (Nycticebus javanicus) se categoriza en ‘Peligro Crítico’ en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y se considera una de las especies de primate más amenazadas del mundo.

“Esta especie se categoriza como en ‘Peligro Crítico’ debido a una combinación de pérdida de bosque histórica y la prolongada degradación, lo que significa que menos del 20% del hábitat es adecuado para los N. javanicus”, según ha dicho la UICN. “Además, la especie ha sufrido un declive estimado de al menos un 80% durante los últimos 24 años debido a la persecución prolongada para el mercado de mascotas”.

Los loris rescatados -16 adultos, dos jóvenes y un bebé recién nacido- fueron traslados a un centro de rescate y rehabilitación del IAR. El bebé se murió en el camino pero los demás se encuentran bastante bien según Wendi Prameswari, la jefa veterinaria del IAR Indonesia.

“Los resultados de los exámenes médicos indicaron que los animales están en buena salud y sus dientes aún no habían sido sustraídos”, dijo Prameswari en un comunicado. “Todos muestran señales de comportamiento salvaje lo que señala que su apresamiento fue reciente y que no habían pasado mucho tiempo en cautiverio. Esperamos poder devolver estos animales a la naturaleza cuanto antes”.

Por lo general, la tasa de mortalidad de los loris confiscados es alta, según dice Chirstine Rattle, asesora del programa en International Animal Rescue (IAR) en Indonesia. “Los comerciantes cargan los loris juntos en cajas pequeñas y apretadas después de sacarlos de su hábitat; esto les causa heridas, estrés y a veces graves problemas médicos que pueden incluso causarles la muerte”, ha explicado, añadiendo también que hasta el 80% de los animales apresados del salvaje nunca llegan a los mercados o clientes destinados. Esto significa que por cada animal vendido ilegalmente como mascota, cuatro loris han muerto.

Achmad Pribadi, el jefe de la Subdirección de la Protección y Seguridad de los Bosques, una sección de la Directiva General del Orden Público, ha declarado que los datos de investigaciones sobre un vendedor en línea de animales protegidos que vivía en Cirebon llevaron al rescate de los loris perezosos y la detención de una persona de 24 años que supuestamente es comerciante en línea de los animales.

Los 18 loris supervivientes se quedarán en el centro de rehabilitación del IAR hasta que se hayan hecho todas las revisiones médicas necesarias y obtenido todos los permisos legales. Entonces serán traslados a un bosque protegido.

Un día después del rescate de los 19 loris perezosos en Cirebon, la policía en Majalengka, otra provincia en Java Occidental, confiscaron otros 8 loris perezosos de Java de un cazador que es proveedor y comerciante en línea ilícito de animales silvestres. La policía detuvo al sospechoso en su casa al parecer después de haber acabado de empaquetar los loris perezosos en cajas de plástico para enviar a la provincia de Yogyakarta. El superintendente de la policía en Majalengka, Roostanto Mada, contó que el hombre había capturado los loris perezosos de la naturaleza antes de venderlos en una plataforma de una red social.

“Si no tomamos medidas ya para luchar el comercio ilícito de los loris, tal vez desaparecerán dentro de los próximos cinco años”, dijo Pribadi, el jefe de la Subdirección de la Protección y Seguridad de los Bosques, en un comunicado. “Estamos lanzando el mensaje claro a todos los comerciantes de la vida silvestre de que la policía no tolerará casos del comercio ilícito de la vida silvestre así”.

Pribadi añadió que los autores de delitos contra la vida silvestre pueden ser enjuiciados bajo la ley indonesia de la protección de la naturaleza, lo que es sancionable con una pena de cárcel de 5 años y una multa de 100 millones de rupias indonesias (aproximadamente 7.400 dólares).

El delito de comercialización ilegal de vida silvestre en línea se ha convertido en el nuevo modus operandi para los traficantes”, dijo Karmele Llano Sánchez, director del programa de IAR. “Combatir este delito cibernético se ha convertido en un problema mundial que pone en peligro muchas especies de vida silvestre y, por lo tanto, aplaudimos sinceramente los esfuerzos del Ministerio de Silvicultura y Medio Ambiente y la policía por estas exitosas operaciones” añadió.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.