Algunas aves en Australia usan ramas ardientes para propagar incendios forestales y expulsar a aves, insectos, ranas y otras presas más pequeñas de sus escondites, según un estudio reciente publicado en el Journal of Ethnobiology.

Este comportamiento de propagación de incendios no es un descubrimiento nuevo, dicen los autores del estudio. Los pueblos indígenas de Australia han hablado durante mucho tiempo de los “halcones de fuego”, un término genérico para la cometa negra (Milvus migrans), el milano silbador (Haliastur sphenurus) y el halcón marrón (Falco berigora) que propagan intencionalmente incendios en las sabanas tropicales del país. Pero muchos de los ejemplos no están registrados o se encuentran dispersos.

Le recomendamos: Descubren los motivos de la sangrienta "Guerra de los 4 años" entre chimpancés africanos

Los investigadores compilaron observaciones y anécdotas de informes científicos, bomberos y pueblos aborígenes para comprender mejor cómo se propagan los incendios provocados por las aves en el Territorio del Norte de Australia. Algunos ejemplos convincentes provienen de los coautores del estudio.

Los milanos silbadores son aves rapaces comunes en Australia. Foto de Athena Ferreira vía Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0)

El coautor y exbombero Dick Eussen, por ejemplo, estaba luchando contra un incendio en la mina de uranio Ranger cerca de Kakadu, Territorio del Norte, en la década de 1980, cuando fue alertado de un nuevo incendio en el lado no quemado de la carretera.

“Condujo y lo apagó, y notó un milano silbador que silbaba a unos 20 metros frente a él con una rama ardiente entre las garras”, escriben los autores en el estudio. “Dejó caer la rama y el humo comenzó a salir de la hierba seca, así comenzó el fuego que tuvo que apagar inmediatamente. En total, apagó siete fuegos, todos causados por los milanos”.

No podían creerlo

Nathan Ferguson, también coautor y oficial a cargo de una estación de bomberos en Barkly Tablelands, inicialmente descartó informes de propagación de incendios por aves. Pero después de años de experiencia, “ha aprendido a incorporar la posibilidad de propagación del fuego aviar como una variable en la gestión de incendios forestales”, escriben los autores. En el 2016, por ejemplo, Ferguson observó algunas cometas negras “agarrando con éxito ramas ardientes en el pico, a veces agarrándolas en sus garras, transportándolas a más de 50 metros, dejándolas caer y, así, encendiendo pasto no quemado”.

Le recomendamos: Un zorro que hace sus necesidades donde no debe y otras curiosas imágenes del concurso de fotografías cómicas de la naturaleza

El estudio también cita experiencias y observaciones de varios pueblos indígenas. En uno de esos relatos, en la autobiografía de Douglas Lockwood ‘I, the Aboriginal’, el australiano Waipuldanya de 1963 dice: “No solo los halcones usaron la artimaña de los incendios de pastos deliberados como una ayuda para la caza. A menudo lo hacíamos nosotros mismos, especialmente hacia el final de la larga estación seca, cuando escaseaba la comida, y la espesura de tres metros de altura, que ardía fácilmente, era un refugio natural para los animales. Es posible que nuestros antepasados aprendieran este truco de los pájaros”.

En general, la mayoría de los casos de propagación de incendios por aves parecen ser deliberados, escriben los autores, y algunos otros expertos están de acuerdo. Al dispersar incendios en áreas no quemadas, las aves obligan a más presas a huir y se convierten en objetivos fáciles para su próxima comida.

“Hay un propósito”, le dijo Robert Gosford, coautor del estudio, al Washington Post. “Hay una intención de decir, está bien, hay varios cientos de nosotros allí, todos podemos conseguir comida”.

Aunque es difícil decir cuán comunes son estos incendios provocados por las aves, la aceptación científica de tal propagación de incendios ayudaría a planificar mejor el manejo del fuego y los esfuerzos de conservación, escriben los autores.

“Aunque los guardabosques aborígenes y otras personas que lidian con incendios forestales toman en cuenta los riesgos planteados por las aves rapaces que provocan que los incendios controlados pasen por los cortafuegos, el escepticismo oficial sobre la realidad de la propagación de incendios avícolas obstaculiza la planificación efectiva para la gestión y restauración del paisaje”.