Los puntos de colores muestran los diferentes tipos de conflictos.

Estos problemas afectan a casi todos los países y se generan por la demanda de energía y recursos naturales.

Un equipo internacional de expertos coordinados por investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambiental de la Universidad Autónoma de Barcelona son los creadores del mapa al que se puede acceder en una plataforma interactiva y cuyo nombre es Atlas global de Justicia Ambiental.

De los casos que detalla la plataforma más de 300 están en América Latina.  “El Atlas muestra cómo los conflictos ecológicos están aumentando en todo el mundo, por demandas de materiales y energía de la población mundial de clase media y alta”, dijo Joan Martínez Alier, director del proyecto europeo de organizaciones de justicia ambiental (Ejolt).

El mapa también ha mostrado que las poblaciones donde estos conflictos son agudos, son más pobres y suelen ser indígenas.

Los usuarios pueden buscar los conflictos por tipo de material es decir, por minerales, hidrocarburos, agua o desechos nucleares y también pueden mirar en qué país está sucediendo cada conflicto y qué compañías están involucradas.

En América Latina, el mayor número de casos de conflicto documentados por el atlas están en: Colombia (72), Brasil (58), Ecuador (48), Argentina (32), Perú (31) y Chile (30).

El mapa también da información sobre los gruidos defensores de derechos humanos, medioambientales y laborales que han denunciado a cada empresa por los problemas causado por la violación de derechos básicos de sus trabajadores y la financiación  ilegal de grupos armados.

En la iniciativa participaron 23 universidades y organizaciones de justicia ambiental de 18 países. Algunos de sus objetivos son: hacer accesible la información y dar más visibilidad a estos problemas.

Aunque pareciera que el mapa es desalentador, sus creadores también ven que, en muchos casos, la justicia ambiental ha salido victoriosa. Tan es así que en 17 por ciento de los casos analizados se han ganado juicios legales y se ha logrado cancelar proyectos y devolver bienes a varias comunidades.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.