Esta semana una misión del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (ONU Medio Ambiente) visitó distintas áreas degradadas por el conflicto armado en los departamentos de Chocó y Antioquia. Allí la identificó aspectos puntuales en los que se deben concentrar las acciones para la gestión sostenible de los recursos y la conservación del medioambiente en el posconflicto

Además de recomendaciones técnicas y capacitación, el equipo multidisciplinario de expertos señaló que es prioritaria la realización de una evaluación ambiental estratégica con las intervenciones clave de los conflictos; el asesoramiento para mejorar las condiciones sociales, económicas y medioambientales del sector extractivo para remediar los daños causados por operaciones ilegales; y el fortalecimiento de las capacidades institucionales y técnicas para la planificación y monitoreo territorial participativo, incluyendo el mejoramiento del acceso público a la información ambiental.

En su informe, la misión evidenció la destrucción ambiental en la cuenca del Río Quito debido a una combinación de minería ilegal y deforestación:  “El mercurio que se utiliza en la minería también se libera al medio ambiente y tiene el potencial de llegar a la comunidad a través del aire, el agua y la cadena alimentaria”.

El ministro de Ambiente Luis Gilberto Murillo agradeció a la ONU esta visita, mientras que Leo Heileman, director regional de ONU Medio Ambiente señaló que “el medioambiente es el corazón del desarrollo de Colombia durante el posconflicto. El país tiene una oportunidad única de promover medios de vida sostenibles y territorios resistentes en los que la naturaleza proporcione las bases para una paz y prosperidad duraderas”.

Por su parte Wendy Arenas, asesora del Alto Consejero para el Posconflicto en temas de medioambiente y sostenibilidad, ve esta misión como estratégica debido a los impactos de la minería ilegal sobre la estabilidad y la estabilización del Chocó y el Bajo Cauca Antioqueño.

“De continuar esta actividad sin una estrategia integral, puede llegar a ponerse en riesgo la paz en esos territorios, porque esta actividad ilícita es muy fácil de ser cooptada por grupos al margen de la ley y nuevos actores de la guerra. Parte de lo que acordamos es que nos vamos a concentrar en esas dos áreas y con el apoyo de un experto empezaremos a trabajar en el diseño e implementación de una estrategia integral que debe estar lista antes de junio”, explicó Arenas.

En el 2016 el presidente, Juan Manuel Santos, solicitó el apoyo de ONU Medio Ambiente para fortalecer el componente ambiental del proceso de paz, una vez firmado el Acuerdo de Paz con las Farc el apoyo de ONU Medio AMbinete será clave, “ahora no pueden caer las esperanzas, tenemos que darle a las comunidades la seguridad de que la paz vendrá por fin” puntualizó Murillo.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.