Más de 13 mil metros de manguera con los que se captaba agua o realizaba vertimiento de manera ilegal en fuentes hídricas fueron cortados por Corantioquia en el municipio de Buriticá. Se desmontaron las 51 plantas de beneficio de oro o entables mineros que utilizaban los tubos para verter desechos de mercurio. Las malas prácticas causaron desabastecimiento del líquido, y en muchas ocasiones agotaron totalmente el agua de las quebradas.

El descubrimiento se realizó durante las actividades de control y seguimiento a las diferentes zonas de extracción aurífera, tanto legales como ilegales. Tras hacer una toma de muestras de agua y suelos se encontró que los niveles de mercurio llegaban a estar 400% por encima de lo permitido por las regulaciones ambientales.

Algunas de las plantas desmontadas ya tenían medidas de suspensión de actividades que no habían sido acatadas. Se decomisaron elementos para la realización de minería usando agua, la cual genera vertimientos en fuentes hídricas, además de utensilios para aprovechamiento forestal. Los entables no tenían ningún permiso ambiental y ponían en riesgo el patrimonio natural de la región.

La presencia de mercurio en el agua es peligrosa ser un metal altamente tóxico, que afecta los recursos naturales y genera daños graves a la salud de las personas. A largo plazo, puede generar consecuencias fisiológicas, daños neuronales graves y defectos congénitos.

El control y seguimiento es un ejercicio que la autoridad ambiental realiza tanto a las empresas mineras con licencia ambiental como a aquellas que no tienen ningún permiso. Se espera que se comiencen procesos sancionatorios para imponer multas a las empresas involucradas.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.