Saiga tatarica.

El saiga tatárica ha sufrido en las últimas semanas un alarmante descenso en su población, el impacto ha sido tal que 110.000 especímenes han muerto.  Frente a esta situación, un equipo internacional de biólogos expertos en vida salvaje está examinando tejidos tomados de saigas muertas con la esperanza de entender qué las está matando antes de que la especie se extinga del todo. (Vea: El saiga y otros animales que parecen sacados de la ciencia ficción) (Vea: 10 animales que podrían desaparecer en 2015)

Nunca antes en la historia del saiga, a pesar de estar en la Lista roja de la UICN de especies amenazadas, se había registrado una situación así. Por ahora los biólogos han podido concluir que la enfermedad es tan letal que cuando afecta a un saiga, la manada entera se contagia y muere. Esto quiere decir que tiene una tasa de mortalidad del 100 por ciento. 

Otra conclusión es que la enfermedad está constituida por  lo menos por dos  tipos de bacterias letales: Pasteurella y Clostridium. Los expertos, sin embargo, afirman que estas bacterias solo se vuelven letales cuando algún otro factor—que todavía no se sabe qué es-—ha debilitado a los animales. .

Frente a esto las posibilidades son que un virus desconocido sea lo que esté matando a los saigas; que algún cambio en el ambiente haya contribuido a debilitar a los animales y potenciar las bacterias letales; o que haya algún tipo de contaminación externa proveniente de plantas u otro tipo de instalaciones que sean la causa de esta situación. (Vea: Cambio climático condenará a la extinción a 1 de cada 6 especies)

La extinción del saiga

El saiga tatárica es una especie de antílope que según la lista roja de especies amenazadas, está en peligro crítico de extinguirse. Cuando esta lista categoriza una especie en peligro crítico quiere decir que solo está a dos pasos de extinguirse, primero en su hábitat salvaje y luego del todo como lo muestra la siguiente línea de evaluación:


El saiga entró a la lista roja en 1996 y ya se ha extinto en cuatro países, China, Moldavia, Polonia y Ucrania, y vive en cinco: Kazajiztan, Mongolia, Rusia, Turmequistán y Uzbequistán.

La extinción de los saigas se debe a varias razones: cazadores furtivos que buscan sus cuernos, destrucción de su hábitat y de sus rutas tradicionales de migración, incendios en las estepas donde viven e inviernos inclementes. Todo esto ha llevado a que en las últimas  cuatro décadas 95 por ciento de la población de esta especie haya desaparecido. 

Para salvar la especie se implementaron medidas en contra de la caza furtiva en los países donde vive la especie. Esto permitió que la población total subiera de 50.000 a 250.000 en 2014. Hoy, sin embargo, su futuro en el planeta pende de un hilo.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.