Vandana Shiva, Christiana Figueres y Amina Mohammed.

Según las Naciones Unidas, 70% de los pobres del mundo son mujeres. A esto se suma que 80% de los refugiados debido a daños y pérdidas causados por el cambio climático pertenecen a este género. Sin embargo, ellas también juegan un rol central en los procesos de adaptación y mitigación de este fenómeno, ya que han sido, históricamente, cuidadoras y proveedoras de sus hogares. Esta capacidad de sobrevivir hace que sean, como dijo Ségolène Royal, ministra de Ambiente francesa, durante la COP21, “uno de los recursos más poderosos contra el cambio climático” por su habilidad para adaptarse a situaciones extremas.

Se estima, según cifras del Banco Mundial, que para adaptarse los países afectados por el cambio climático necesitan entre 75 y 100 billones cada año. Esta cifra estratosférica podría minimizarse si las prácticas de las mujeres en el mundo fueran conocidas y llevadas a su máxima capacidad. Que existan mujeres que lideran los espacios de negociación, académicos, profesionales y de la sociedad civil en materia ambiental es un gran avance. A continuación, Semana Sostenible muestra a cinco mujeres que ponen la cuota femenina en las discusiones mundiales sobre cambio climático.

1. Christiana Figueres

Foto: Arnaud Bonissou - Flickr COP21

Es la secretaria ejecutiva para la Convención Marco sobre Cambio Climático desde 2010. Fue la principal promotora de la participación activa de América Latina en la COP 21 y ha repetido una y otra vez que “el cambio climático es una opción” y no algo que siempre haya existido. Christiana fue radical durante la COP21 al asegurar que, de quererlo, los países del mundo pueden alcanzar la meta de mantener la temperatura planetaria no a 2 sino a 1,5 grados centígrados, que es la temperatura que permitiría que muchas islas insulares sobrevivieran a este fenómeno.

2. Vandana Shiva

Foto: Arnaud Bonissou - Flickr COP21

Filósofa y escritora india, Shiva es considerada una de las líderes ambientales más importantes de los últimos años. Ha escrito sobre el peligro que representan los cultivos transgénicos para la agricultura del mundo y la necesidad de asegurar la comida y las semillas de la mano de los agricultores. Durante su intervención en la COP21 afirmó que “las mujeres son adaptación, son resiliencia”. Aseguró que justamente por eso, la femenina es la mayor economía del mundo y la más desapercibida. Para ella, uno de los grandes problemas de la agricultura es el comercio injusto, por lo que propuso volver al modelo tradicional de cultivo orgánico liderado por las mujeres. “Es hora de que la humanidad abrace al planeta si quiere salvarlo”, concluyó.

3. Paula Caballero

Foto: SIG/CAncillería

Paula Caballero, literata e internacionalista, es la líder de asuntos ambientales del Banco Mundial y la ‘mamá’ de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Esta colombiana lleva 25 años trabajando desde diferentes sectores en la agenda de desarrollo post 2030, que guiará al mundo en el rumbo que debe tomar después de haber caducado los Objetivos de Desarrollo del Milenio. El diseño de la propuesta inicial de los ODS estuvo a su cargo y sus habilidades diplomáticas la llevaron a liderar el que, a la fecha, se considera el “dream team” femenino de la diplomacia colombiana.

4. Amina Mohammed

Foto: SEMANA

Esta nigeriana es la mano derecha del secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, en la construcción de la agenda de desarrollo post 2030. Para ella “el coraje individual y el liderazgo político” son la clave para lograr un desarrollo equitativo en el mundo entero. Después de trabajar toda su vida en temas de derechos humanos, equidad de género y cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, Mohammed ha afirmado que el cambio climático es una de las razones por las que grupos como Boko Haram han logrado aterrorizar a la población de su país. Por eso, para ella combatir este fenómeno es un tema de vida o muerte.

5. Priscilla Achakpa

Foto: IISD/ENB (www.iisd.ca/gef/council48/2jun.html)

Es la directora ejecutiva del Women Environmental Programme, una coalición de varias ONG de mujeres reconocida por las Naciones Unidas. Achakpa dejó un mensaje claro en la COP: “amplificar la voz de todas las mujeres que por tradición, situación económica o desconocimiento no tienen el poder para hablar e influir en las políticas públicas del cambio climático”. Ella, como pocos, ha visto cómo afecta el cambio climático a sus congéneres del África y afirma con vehemencia que “las mujeres rurales del mundo necesitan que se incluya un punto sobre igualdad de género en el acuerdo, especialmente en el tema de pérdidas y daños, porque ya hay muchas que viven sin saberlo con esas pérdidas”. Achakpa dejó un mensaje claro a los negociadores en la pasada COP 21: sin mujeres, no hay adaptación.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.