Dos agricultores en Yangshila, Nepal.
;
DW

Podría considerarse el campus más extenso del mundo. Empezando en los terrenos inundables de Koshi Tappu en el sudeste de Nepal, cerca de la frontera india, un visitante puede darse un buen paseo de una aldea a la siguiente y aprender sobre los distintos ecosistemas viajando a través de una red de senderos educativos que conducen al norte, hacia el monte Kanchenjunga.

Los pueblos interconectados forman la ‘Universidad Vertical‘, un lugar de educación informal al aire libre, donde el conocimiento de los indígenas se transmite de una generación a otra. Los profesores son los agricultores y los habitantes locales que poseen el complejo conocimiento sobre las especies nativas y sus hábitats.

La conservación, la educación y la subsistencia es el punto crucial de cada clase, también conocida como “campo de aprendizaje”, dice Rajeev Goyal, ex voluntario de Cuerpo de Paz y cofundador de KTK-BELT, la organización que fundó el proyecto. KTK-BELT ha comprado al menos 100 acres de tierra en 20 localizaciones para convertirlao en aulas.

El conocimiento de las especies nativas también está proporcionando fuentes alternativas de subsistencia a los locales. Por ejemplo, en el pueblo de Dahar, el descubrimiento de aceites esenciales de plantas y los jabones de nueces del Himalaya han creado un incentivo para los aldeanos para promocionar y vender estos productos de manera sostenible.

Los ecosistemas como Dahar son comunes en Nepal. "Si te mueves 50 metros en cualquier dirección, hay un nuevo microclima, algo nuevo que se puede aprender", explica Goyal. "Por lo tanto, ¿por qué tener un solo lugar de aprendizaje? ".

La inclinación en la formación de la tierra de la región, desde las grandes montañas del Himalaya en el norte a las tierras bajas en el sur, ha creado diversos hábitats que permite que la gran variedad de los animales que van desde grullas y buitres a tigres elefantes, rinocerontes y el escurridizo leopardo de las nieves puedan convivir.

Explorar los ecosistemas para salvarlos

Goyal se ve a asimismo como un “explorador” de la universidad: explora y descubre los pueblos y los ecosistemas adecuados como campos de aprendizaje.

Los campos de aprendizaje están todos localizados en diferentes elevaciones y en ecosistemas muy diversos.

Uno de los campos de aprendizaje más activos está en Rangcha, una pequeña ciudad de 50 familias situadas en los terrenos inundables tropicales de Yangshila, donde sus habitantes cultivan principalmente maíz, arroz, mijo y vegetales.

Durante seis años, antes de que KTK-BELT estableciera una granja de permacultura en tres acres, las parcelas de tierra yacían estériles. No obstante, pronto se obtendrán especies de frutas tropicales como mangos, yacas, cocos y piñas.

Sin embargo, una población local entusiasta y la disponibilidad de la tierra no fueron los únicos factores que hicieron que Goyal escogiera Rangcha como aula. También fue seleccionada para proteger la biodiversidad de la comunidad.

“Hablando con los agricultores locales, descubrimos que una gran cantidad de especies que solían existir en esta región ahora están amenazadas”, dice Goyal, junto con Briyanka Bista, directora de diseño y cofundadora de KTK- BELT, en una campaña de captación de fondos.

Esto era debido a la fragmentación del hábitat, la caza en zonas vedadas y la falta de educación sobre la importancia crítica de estas especies en el ecosistema, dice Goyal.

Hace solo 30 años, esta área estaba llena de tigres, osos y búfalos salvajes. “También era extremadamente rica en diversidad de aves, con varias clases de faisanes y el cálao bicorne, ahora en peligro de extinción, " añadió Goyal.

Según el Ministerio de Bosques y Conservación del Suelos de Nepal, la tala de bosques ilegal, el consumo de leña y la construcción de carreteras también han dado lugar a la deforestación. Los datos forestales recolectados por Mongabay muestran que entre 1990 y 2005 Nepal perdió el 25 por ciento de su cobertura forestal.

Goyal espera usar las compras de tierra para preservar las aéreas forestales cohesionadas. Quiere mantener intactos los amplios bosques existentes y trabajar para diseñar carreteras alrededor de las áreas de amortiguamiento y los parques nacionales.

Ayudar a los jóvenes y a las chicas

Otra de la prioridad del equipo KTK-BELT es proporcionar educación y oportunidades para el desarrollo de habilidades de la juventud. Actualmente, la organización financia numerosos voluntarios y cinco jóvenes miembros que reciben becas.

Uno de esos jóvenes es Ganga Limbu. Su sed de aprendizaje fue obvia desde su primer encuentro con Bista. En un país donde las mujeres y las chicas enfrentan a estereotipos de género arraigados y a menudo están limitadas a las tareas domésticas y quehaceres, el desarrollo de habilidades proporcionado a través de KTK-BELT es la excepción de la regla.

Desde que empezó a trabajar a tiempo parcial para KTK-BELT, Limbu ha mapea con el sistema de información geográfica (GIS por sus siglas en inglés) y dirige una investigación de los nombres científicos y los usos de las plantas. Ayudó a catalogar más de 600 especies y realizó encuestas a comunidades y agricultores socios de la organización.

La curiosidad y el trabajo ético de jóvenes como Limbu dan esperanza a Bista para el proyecto. “Tenemos que decirle que se vaya a casa porque no quiere parar de trabajar”, dice.

Retos básicos

El reto más grande para establecer un campo de aprendizaje no es convencer a los aldeanos del modelo de la universidad, dice Goyal, sino la logística diaria: muchos lugares no tienen electricidad y el acceso a internet es excepcional en algunas áreas lejanas.

La joven Ganga Limbu mapeando el sendero. Trabaja a tiempo parcial en KTK-BELT y recibe una beca de la organización para continuar con sus estudios.

Tan sólo para obtener el cortador láser necesario para hacer los carteles, etiquetar 6.600 plantas encontradas en la región y marcar los senderos educativos, se demoró un año.

Otro obstáculo inesperado fue el catastrófico terremoto ocurrido hace un año en Nepal. La Comisión Nacional de Planificación de Nepal, que formula las políticas de desarrollo en el paísl, había firmado inicialmente un apoyo adicional para la Universidad Vertical, pero cuando la tierra tembló en abril de 2015 esos planes tuvieron que posponer.

Goyal y Bisba se convirtieron en trabajadores de asistencia en Katmandú y los recursos de la nación fueron destinados para la reconstrucción.

No se necesitan montañas

Contratiempos aparte, Goyal y Bista ven mucho potencial en aplicar el modelo que han desarrollado en otros lugares. Una elección obvia sería el oeste de Nepal, que tiene una geografía y riqueza de especies similares.

Fuera del país, el equipo puede ver el modelo aplicado en otros Estados asiáticos como Bután e Indonesia, o en una nación archipiélago como Filipinas donde se podría adaptar al océano y a los hábitats submarinos.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.