Varias campañas se realizaron para que la polémica practica no se aprobara en el Estado.

El estado de Nueva York prohibirá el uso del fracking o fractura hidráulica, luego de que un informe oficial asegurara que la práctica presenta riesgos significativos para la salud. "He tenido en cuenta todas las estadísticas disponibles y encontré muchas preguntas y riesgos para la salud pública que todavía no tienen respuesta", dijo Howard Zucker, responsable estatal de Salud.

Luego de que se presentaron los resultados del informe, el encargado de la conservación del Medio Ambiente en el estado de Nueva York, Joe Martens, anunció que radicará a comienzos del próximo año una nueva regulación para prohibir la fractura hidráulica a gran escala. (Vea: Fracking, con luz verde en Colombia)

Uno de los principales apoyos para la prohibición vino del Gobernador del estado, Andrew Cuomo, quien se reunió con Zucker por varias horas. Actualmente, en el estado de Nueva York rige una moratoria para el uso del fracking desde 2008, pero con la decisión tomada el miércoles está será levantada pero para prohibir definitivamente la polémica práctica. (Vea: La carta que espera frenar el fracking en Colombia)

"Tras el estudio me pregunté si dejaría que mi familia viviera en un comunidad en la que hay fracking y la respuesta es no. Por eso no puedo recomendar a ninguna familia que lo haga", añadió Zucker.

A pesar de que en el estado de Nueva York se ha descubierto la existencia de grandes yacimientos de gas, el estado prefirió salvaguardar la salud de sus habitantes antes que los beneficios económicos. Algo que dista de las decisiones tomadas en países como Colombia y Argentina donde se ha visto el tema de salud pública como un tema menor. (Vea: Alemania prohíbe el fracking

Sin embargo, la decisión ha generado controversia porque la práctica es responsable en otros estados del "boom" energético de Estados Unidos de los últimos años. Donde las petroleras han logrado que varios terratenientes estén dispuestos a ceder sus tierras a la explotación, mientras que algunos estados presentan al fracking como la solución a la dependencia de la energía extranjera. 

Partidarios del pro-fracking argumentan que la explotación del gigantesco depósito subterráneo de gas natural de Marcellus Shale, que se extiende a lo largo de Nueva York, Pensilvania y Virginia Occidental, crearía muchos puestos de trabajo. Incluso Estados vecinos sí permitieron la práctica pero Martens señaló que las expectativas económicas “estaban muy por debajo de lo previsto”.

Aunque, la Casa Blanca endureció la normativa sobre el fracking hace dos años y desde entonces se exige a las empresas que lo utilicen revelar los químicos utilizados en ella. Las protestas frente a la normalización de la práctica en Estados Unidos han sido ampliamente apoyadas por la población y por varios famosos desde Lady Gaga, Paul McCartney, Hugh Jackman o Anne Hathaway a Uma Thurman y Susan Sarandon.

La polémica técnica de extracción de gas y petróleo inyecta en el subsuelo una mezcla de agua y productos químicos a altas presiones para romper las rocas que almacenan los combustibles y así liberarlos. La práctica tiene pone en gran riesgo a los acuíferos y para la calidad de vida de las personas que viven cerca a los sitios de explotación.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.