Obama en el parque de los Everglades en Florida.

“La realidad del cambio climático no puede ser negada por más tiempo y es imperativo tomar medidas inmediatas para paliar sus efectos”, con esta contundencia se refirió Barack Obama, presidente de Estados Unidos, a las millones de personas y a los líderes del Partido Republicano que insisten en negar el cambio climático.

El discurso de Obama se dio en el marco de la celebración de día de la tierra en el Parque Nacional de los Everglades, la mayor reserva subtropical en Estados Unidos. El presidente norteamericano de esta forma sigue con la tendencia que caracteriza la última parte de su mandato en la que se ha encargado de difundir un mensaje en pro del medio ambiente.

Un mensaje que ha venido acompañado de acciones en el terreno como comprometerse a reducir la emisiones de gases de efecto invernadero, acordar junto a China una agenda común para la próxima COP 21 o poner al tema medioambiental como uno de los ejes en el discurso del estado de la unión.

Obama aseguró que el cambio climático además de ser una amenaza para los seres humanos es “una amenaza para las riquezas naturales que atesora la nación y su industria turística”, esto claramente apelando a quienes consideran que no existen repercusiones económicas del fenómeno y que solo es cosa de un grupo pequeño de ambientalistas. Para esto reveló que un informe oficial, que se divulgará próximamente, muestra que "cada dólar invertido en los parques nacionales, genera diez para la economía". 

“Es un problema (el cambio climático) de ahora y debemos actuar ya”, porque es además una cuestión de "seguridad nacional, añadió Obama, quien de paso anunció la intención de destinar 25 millones de fondos públicos y privados para restaurar los parques nacionales. Asimismo, Obama reiteró que la necesidad de luchar contra el cambio climático parte de la intención de “no defraudar” a las próximas generaciones.

El ataque a los republicanos

"El hecho de que nieguen el cambio climático no significa que no ocurra". Fue otra de las sentencias de Obama quien instó a los partidos republicano y el demócrata a proteger el medioambiente.

Sin embargo, la no asistencia al evento del gobernador de Florida, el republicano Rick Scott, quien tiene una postura bastante escéptica frente al cambio climático fue muy mal recibida. Incluso el mismo Scott declaró hace poco "no soy científico" para eludir un pronunciamiento oficial sobre el tema, algo que generó una gran polémica en Florida, uno de los estados más amenazados por la subida del nivel del mar. El suceso ocurrió semanas después de que salieran a la luz pública varias denuncias sobre presiones a los funcionarios estatales de Florida para evitar toda alusión a las palabras "cambio climático" y "calentamiento global" en informes y documentos oficiales.

Sin embargo, el gobernador republicano no se quedó quieto y acusó a Obama de recortar millones de dólares del presupuesto para reparar el dique del lago Okeechobee, una rehabilitación vital para la protección de los estuarios del sur de Florida. 

Esta situación demuestra una vez más la polarización frente al tema, en el país que más emisiones de gases de efecto invernadero produce y que más contaminación electrónica produce. Algo que sin dudas afectaría el futuro del globo de que llegase a la presidencia del país norteamericano un republicano, esto pensando en las elecciones del 2016.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.