"De todos los retos inmediatos que enfrenta el planeta, como el terrorismo, la inestabilidad, la desigualdad y las enfermedades, no hay ninguno que defina más a este siglo que la urgente y creciente amenaza del cambio climático", dijo Obama.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, emitió un enérgico discurso en el que invitó a las demás naciones a unirse en un frente común para combatir el cambio climático. Sin embargo, no anunció medidas concretas para que su país se comprometa a disminuir la emisión de gases efecto invernadero.

"Reconocemos nuestro papel a la hora de crear este problema y aceptamos nuestra responsabilidad para combatirlo. Pero solo podemos tener éxito si todos los países se nos unen en este esfuerzo", dijo Obama.

En la reunión cumbre de las Naciones Unidas sobre el clima, Obama dijo que los Estados Unidos está haciendo su parte y que cumplirá su objetivo de reducir la contaminación de carbón para el 2020 a un 17 por ciento, esto respecto a los niveles registrados en el 2005. 

Obama anunció algunos compromisos, calificados cómo tímidos, que involucran una orden ejecutiva por la que el gobierno estadounidense tendrá en cuenta los efectos del cambio climático en sus "programas e inversiones". También, ofreció herramientas y tecnologías desarrolladas por científicos y empresas estadounidenses, "para ayudar a los países en vía de desarrollo a prepararse mejor para desastres relacionados con el clima”.

Respecto a el acuerdo global que se espera lograr en la COP21 de París en el 2015, Obama dijo que ese acuerdo "debe ser ambicioso e inclusivo porque cada país debe hacer su parte", pero que el documento también debe ser "flexible, porque las naciones diferentes tienen circunstancias diferentes". Aunque esta intervención generó incertidumbre sobre la carta que reemplazará al Protocolo de Kioto, el presidente estadounidense pidió poner "el aire que respirarán nuestros hijos" por delante de los intereses a corto plazo de cada país, acallando las voces sobre una posible negativa del país norteamericano a apoyar la futura iniciativa.

Asimismo, el mandatario recalcó que en junio pasado expuso un plan para reducir en un 30 por ciento las emisiones de carbono de las centrales termoeléctricas de EE.UU. para 2030, algo a lo que se oponen los republicanos, la industria del carbón y la Cámara de Comercio estadounidense.

Antes de su intervención, llamó fuertemente la atención que Obama se reunió con el viceprimer ministro de China, Zhang Gaoli, en un encuentro no programado en la que le reiteró que las grandes economías como las suyas "tienen una responsabilidad especial de liderar”.

Antes de la cumbre Obama había señalado que su objetivo era convencer a los demás países de que Estados Unidos está haciendo su parte para reducir la emisión de los gases de efecto invernadero, disminución que ha sido ampliamente cuestionada por la comunidad internacional.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.