;
AFP

Un bebé orangután de Borneo adoptado como animal de compañía en una familia según una práctica frecuente en Indonesia, fue rescatado por defensores de los animales que lo quieren ayudar a regresar a su hábitat natural.

Vena, una hembra de siete meses, vivía en casa de una habitante a pesar de la prohibición de esa práctica, en el distrito de Kendawangan, en la parte indonesia de la isla Borneo.

Habitantes del lugar hicieron la denuncia al Centro internacional de socorro para animales, que se apoderó del simio a principios de mes, indicó la ONG.

Desde entonces, Vena pasó a estar cuidada por el personal de la oenegé, que le da leche con vitaminas y le cambia los pañales.

El año pasado, la ong rescató 22 orangutanes obligados a vivir en cautiverio como animales de compañía o cuyo hábitat natural había sido destruido por inmensos incendios forestales, a menudo encendidos ilegalmente para aumentar el tamaño de plantaciones de aceite de palma, del que Indonesia es primer productor mundial.

Aunque sean tratados con cuidado, como era el caso de Vena, los defensores de los animales insisten en que constituye una práctica negativa porque posteriormente resulta difícil para los monos sobrevivir en un medio natural, ya que les hace perder los instintos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.