Foto de Kerstin Langenberger.

Kerstin Langenberger, es una fotógrafa especializada en vida silvestre, en días pasados compartió en su cuenta personal de Facebook la imagen de un oso polar hembra al punto de la desnutrición. La foto, que se volvió viral, fue tomada paradójicamente en Svalbard, un archipiélago noruego donde se encuentra la bóveda de semillas que alimentarían a la humanidad en caso de un cataclismo.

"Soy una persona crítica, y observo. Veo que los veranos son más agradables (y cálidos) como nunca antes. Veo los glaciares partiendo, retirándose de docenas a cientos de metros cada año. Veo al hielo desaparecer a una velocidad récord", señala Langenberger. Quien sin quererlo aporta una de las postales más contundentes de los efectos del cambio climático en nuestro planeta.

Langenberger señala que así como ha visto osos polares en buen estado también ha visto decenas de animales famélicos luchando por sobrevivir, "los más gordos son casi exclusivamente machos, que permanecen en el hielo durante todo el año. Las hembras, que están sobre la tierra para dar a luz a sus crías, por lo general son delgadas”.

A pesar de que expertos aseguran que la población de Svalbard es estable la fotógrafa señala que esta situación no puede ser normal e invita a que todos hagamos algo para disminuir los efectos de la contaminación planetaria, "el cambio climático está haciendo grandes cosas aquí en el Ártico. Tal vez no podemos salvar a este oso. Pero cada pequeña acción que hagamos es un paso en la dirección correcta".

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.