La pasividad de los gobiernos es una de las críticas de Oxfam.

La Ong Oxfam publicó este viernes un informe en el que se demuestra que el gasto en combustibles fósiles es excesivamente grande, a pesar de que esta fuente de energía es la causante del 80 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero. 

La organización fue tajante al asegurar que la existencia de un "triángulo tóxico" conformado por inversores, autoridades y empresas energéticas; amenaza a los millones de seres humanos por su pasividad ante el cambio climático.  (Vea: 10 datos que muestran que el cambio climático es real).

Este estoicismo, según el organismo, no obedece a la dependencia de los combustibles fósiles, sino a “las decisiones de la industria, de gobiernos pusilánimes y de inversores con poca visión de futuro". 

Para ejemplificar esta situación el informe consigna que en el año 2012 se invirtieron 674.000 millones de dólares en el desarrollo del sector de los combustibles fósiles. No obstante, la organización asegura que dichas inversiones llegan de distintas formas como exenciones fiscales, incentivos gubernamentales y subsidios.

"Los inversores y los gobiernos, comenzando por los países ricos -principales responsables de la actual crisis climática-, deben desviar sus inversiones hacia energías alternativas, limpias y renovables", indicó la directora ejecutiva de Oxfam, Winnie Byanyima.

Según cálculos de la Ong si no se reduce el uso de este tipo de combustibles la temperatura la Tierra aumentara de 4 a 6 grados centígrados para el año 2100. Además, para 2060, 400 millones de personas de países pobres podrían verse afectadas por grandes sequías y hambrunas.


¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.