Páramo de Chingaza.

Cada año Telenatura, junto con la universidad de Navarra en España, organiza un concurso que convoca videos cuyo tema gire alrededor de la conservación de la naturaleza y el medio ambiente.  

Esta convocatoria reúne más de 1.000 videos por año provenientes de 50 países. En 2013 el documental ganador fue hecho por Conservación Internacional y el tema central son los páramos colombianos, su situación privilegiada, quiénes o qué situaciones los están  amenzando y su importancia para todo el planeta.

El video describe los páramos colombianos así:

“Por cientos de años fueron lugares sagrados para los muiscas, con poderes especiales y vitales para el balance del cosmos.

Por miles de años han sido la fuente de agua que llega del rocío y que, gota a gota, alimenta los riachuelos y quebradas que llegan a los ríos y lagunas dando origen a la vida no solo en el campo, sino en las ciudades.

Son reliquias de la última era glacial y hoy proveen  el agua hache hace posible que millones de colombianos y que toda Bogotá tenga agua. Estos páramos son: Sumapáz, Guerrero ,Chingaza y los paramos de los alrededores. A pocos kilómetros de Bogota hay un tesoro que debe ser celebrado.

En este  inmenso planeta azul, el agua pura es rara. 97 por ciento de toda el agua del mundo es océanos. Menos del 1 por ciento es lo que 7 mil millones de personas necesitan para sobrevivir. El agua calma, enriquece, protege y  energiza. Nuestro cuerpo es 65 por ciento agua.

Poca de esta agua está protegida en el mundo: 50 por ciento de los humedales ya se han perdido. 35 por ciento de las especies de agua dulce están extintas. 50 por ciento de los ríos mas grandes ya tienen represas. Usamos 1.800 galones de agua para hacer una hamburguesa. Reciclamos menos del 1 por ciento  del agua que usamos. El agua contaminada genera mitad de las enfermedades del mundo. Pronto, dos mil millones de personas no tendrán agua para sobrevivir.

Colombia está bendecida porque es el hogar de 60 por ciento de los páramos del mundo. De norte a sur y de este a oeste hay 68 especies de frailejones; su musgo y liquen; todo lo que regula el agua. Pero esta antiguo, único, frágil e irremplazable maquina natural esta amenazada por  la agriculturas industrial, la minería, caza, y el cambio climático.

Amenazar los paramos es amenazar las fuentes  de agua.  Ernesto Guhl escribió:  "el páramo es tierra de libertad, porque ahí el hombre es puesto a prueba  para ver si puede hacer parte de la naturaleza", pero, ¿somos capaces de aceptar el reto?¿ de cumplirlo?
Al apoyar los parques naturales, el ecoturismo, las fincas orgánicas y a quienes ayudan a cuidar mejor el valor de este indispensable fuente de vida para que no solo sobrevivamos sino para que prosperemos”.

Vea el video:






¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.