Según manifestó la semana pasada la Corporación Autónoma Regional del Tolima (Cortolima), más de 50 personas de la comunidad indígena Amoyá-Virginia, perteneciente a La Asociación de Cabildos Indígenas del Tolima (ACIT), se tomaron el predio denominado “La Floresta” en el municipio de Chaparral, cedido por el Incoder a la corporación en 2013.

El problema radica en el tipo de actividades que se vienen desarrollando allí y que aseguran tener documentadas, entre las cuales están: presencia de ganado en humedales, preparación de suelos para posibles cultivos, tala indiscriminada de árboles y actividades de cacería.

Le recomendamos: “El recorte presupuestal afecta los Parques Naturales de manera grave”

Para Cortolima es muy preocupante que se esté generando un daño al medioambiente en el Parque Nacional Natural las Hermosas donde hay presencia de fauna y flora en estado crítico y de vulnerabilidad. La Floresta hace parte de varios predios que fueron adquiridos con el objetivo de conservar, preservar y recuperar los ecosistemas, zonas de recarga hídrica e importancia ambiental en la parte alta de la cuenca del río Saldaña y Amoyá.

Le puede interesar: Los Parques Nacionales más bonitos de Colombia

“Estos predios se adquirieron con el objetivo de conservar nuestras fuentes hídricas, el bosque alto andino y  las zonas de palma fundamentales para la biodiversidad del departamento del Tolima. El área que se está afectando corresponde a más de 4.000 hectáreas”, dijo Yesid Fernando Torres, subdirector de Desarrollo Ambiental de Cortolima.

Lea también: Parques Naturales obtuvieron récord de visitantes en 2016

Actualmente la Corporación convocó a una reunión con Parques Nacionales, Incoder en liquidación y la comunidad, para poder llegar a un acuerdo y continuar con la función de conservación que tienen los predios.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.