}

El Parque Tayrona es una de las joyas de la naturaleza colombiana. Sus playas de aguas cristalinas y arenas blancas, sumadas a los bosques secos, húmedos y nublados por donde transcurren los ríos que bajan de la Sierra Nevada, son un santuario de la biodiversidad del país. Además, está habitado por cuatro pueblos indígenas para quienes este territorio es sagrado porque juega un papel fundamental en el equilibrio del planeta.

Le recomendamos: 10 Parques Nacionales para ‘perderse‘ en este año nuevo

Por estas razones, el Tayrona es uno de los lugares más apetecidos por los turistas. Después de las Islas del Rosario, este parque es el segundo más visitado del caribe colombiano. Según cifras de Parques Nacionales, el año pasado recibió cerca de 400.000 visitantes y hasta el 14 de enero habían entrado 42.000 más.
El auge turístico que ha experimentado el Parque Tayrona durante los últimos años ha tenido como consecuencia un deterioro de sus ecosistemas. Por eso, y a petición de los grupos indígenas que lo habitan, desde 2015 se han venido realizando cierres periódicos para permitir su recuperación.

Este año la restricción comenzará este domingo y se mantendrá hasta el próximo 28 de febrero. "El principal objetivo es el descanso y el silencio del área protegida y sus ecosistemas, convirtiéndose en una oportunidad para la preservación de los valores objeto y prioridades integrales de conservación, como también el desarrollo de actividades culturales de los cuatro pueblos de la Sierra Nevada de Santa Marta”, explica Jeferson Rojas Nieto, jefe del Parque Nacional Natural Tayrona.

Le puede interesar: La lucha de cuatro pueblos indígenas para que la minería no cruce la Línea Negra

Además de las tareas de control, investigación y limpieza a cargo de los funcionarios del parque, los mamos de las comunidades Arhuaca, Kogui, Wiwa y Kankuama realizarán sus tradicionales pagamentos, rituales para limpiar espiritualmente el lugar y rendir un tributo a la naturaleza por los beneficios que ella brinda.
Según Rojas, durante el descanso del año pasado se logró el avistamiento de especies como el jaguar, el puma, el caimán Aguja, el paujil, zorro-Perros, ñeques y babillas. También se recuperaron los caudales de las fuentes hídricas, se produjo el descubrimiento de una nueva especie acuática de macroinvertebrado y se redujo la compactación del suelo de los senderos y las playas.

El cierre regirá en toda la jurisdicción del Parque Nacional Natural Tayrona, tanto en la parte terrestre como marina, desde el sector de Punta Venado hasta el río Piedras, incluyendo sectores como Granate, Isla Aguja, Bahía Concha, Palangana, Chengue, Playa del Amor, playa del Medio, Gayraca, Siete Olas, Neguanje, Playa del Muerto, Playa del Pozo, Cinto, Palmarito, Guachaquita, Playa Brava, Pueblito Chayrama, Boca del Saco, Playa del Medio, Cabo San Juan del Guía, La Piscina, La Piscinita, Arrecifes, La Gumarra, San Felipe, Cañaveral y Zaino entre otros. Ingresar de manera irregular al Tayrona generará amonestaciones o procesos sancionatorios de acuerdo a las leyes existentes.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.