Périn Saint-Ange (con gorra y gafas) visitó con una delegación del FIDA el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) en Cali y así explorar nuevas formas de colaboración para el desarrollo rural colombiano.

Por: Mariana Toro / periodista de Revista Semana

Périn Saint-Ange es experto en el manejo de recursos agrícolas, la sostenibilidad y la autosuficiencia rural, además es la cabeza del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA). Una agencia especializada de la ONU que surgió tres años después de que se realizara la Conferencia Mundial de Alimentos de 1974, su objetivo es solucionar la crisis alimentaria en el mundo.

Desde entonces el FIDA financia proyectos de desarrollo agrícola en los países emergentes para hacerle frente a las dificultades productivas y a los problemas estructurales como la pobreza campesina.

Actualmente el fondo trabaja con el gobierno colombiano en la adecuación de políticas para contrarrestar los altos índices de pobreza en el campo. Ha desarrollado proyectos con la Corporación PBA y con el Centro de Desarrollo Rural de América Latina (RIMISP). La primera es un think tank para reflexionar sobre la innovación rural, mientras el segundo construyó el Grupo de Diálogo Rural y así pensar en los desafíos del campo en Colombia. Ambos van de la mano con la Misión Rural de Transformación, iniciativa lanzada por el presidente Juan Manuel Santos en La Habana hace dos años.

Semana Sostenible conversó con Saint-Ange sobre los retos a corto plazo, después de la publicación acuerdo final para la terminación del conflicto en nuestro país. Estos son los puntos de vista del director del FIDA, particularmente sobre el primer punto del acuerdo: una Reforma Rural Integral hacia un nuevo campo colombiano. (Vea: Las palabras más usadas en los discursos de Santos, Márquez y De la Calle)

Semana Sostenible:¿Cuál es la posición del FIDA sobre el primer punto del acuerdo de paz presentado la semana pasada?

Périn Saint-Ange: Estamos complacidos con este increíble acuerdo que solo puede traer cosas buenas para el país. Pero con el primer punto presentado en la agenda queremos hacer notar nuestra satisfacción con la enorme atención que se le dio al desarrollo rural. No puede haber paz sin desarrollo rural, y no puede haber desarrollo rural sin paz.

Semana Sostenible: ¿Cree posible desarrollar una reforma rural integral con los recursos que tiene un país como Colombia?

Périn Saint-Ange: Definitivamente pensamos que es posible, pero también sabemos que habrá desafíos y dificultades. Sin embargo, los beneficios de involucrarse en el desarrollo y la transformación rural van a ser extremadamente altos, más que nada para la población que vive en el campo, para la seguridad alimentaria del país, para el uso efectivo de la enorme cantidad de tierra y de los recursos naturales, y para el desarrollo de las capacidades agrícolas.

Todos estos temas estarán muchísimo mejor con la reforma rural integral de lo que están ahora. Y esperamos que la transformación rural y las oportunidades para la juventud que vive en el campo sean mayores de lo que nunca han sido.

Semana Sostenible: Desde el conocimiento del FIDA, ¿existen otros mecanismos de desarrollo rural en países que puedan ser un ejemplo a seguir para Colombia?

Périn Saint-Ange: Sí, tenemos muchos ejemplos alrededor del mundo. Pero lo que también es importante es que la experiencia de Colombia sea positiva para otros países que están enfrentándose a situaciones frágiles de posconflicto. Sería compartir conocimiento con base en las realidades prácticas y las especificidades de los países.

Semana Sostenible: ¿Cuál es el mayor reto en materia agrícola que tendrá Colombia en los próximos años?

Périn Saint-Ange: Los desafíos van a comenzar con el contexto global de comercio agrícola pues habrá claramente un impacto en el sector. Otro reto, más allá de lo comercial, es el cambio climático. Sin embargo, tenemos la capacidad y las soluciones para que el país se adapte a estas situaciones.

El mayor desafío está en el acceso a la tierra, a la financiación, a los mercados, a la tecnología y al agua. Pero en compañía de nuestros departamentos del FIDA, el país tendrá las capacidades de sobrepasarlo de forma sistemática.

(Vea: Las propuestas ambientales que se llevaron a La Habana)

Semana Sostenible: ¿Cómo puede contribuir el FIDA al desarrollo agrícola en esta nueva era para Colombia?

Périn Saint-Ange: Seremos mucho más significativos en el país en el futuro de lo que fuimos en años pasados. Tenemos un programa en curso y la oficina con base en Lima tiene una rápida respuesta para las inquietudes del desarrollo rural en Colombia. Tenemos recursos disponibles para usarlos en los programas nacionales y, que de esta manera, se apoye la transformación del campo.

Tenemos socios que quieren trabajar conjuntamente con nosotros para que las cosas pasen en gran escala, para que la intervención sea amplia. También es bueno reconocer que no pensamos involucrarnos en esta materia solo por uno o dos años, sino que estamos comprometidos en el largo plazo. Buscamos trabajar no solo con el gobierno sino con las poblaciones, pues sin duda queremos que se alcance el desarrollo sostenible.

Semana Sostenible: ¿Cómo quisiera ver a Colombia en el posconflicto?

Périn Saint-Ange: En primer lugar que se mantenga la paz, pues tener paz significa tener desarrollo. Y este debe ser sostenible y beneficioso tanto para las poblaciones rurales como para las comunidades urbanas.

Pero además de tener paz y desarrollo, pienso que debe haber seguridad alimentaria para la gente del campo, que haya nutrición. Estoy muy esperanzado de que el posconflicto va a ser un beneficio para los futuros líderes de Colombia, para sus jóvenes.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.