Fotos: Gabriel Aller y Walac Noticias.

Milton López Tarabochia / Mongabay Latam

A las de las siete de la mañana de este martes la región de Piura, ubicada al norte del Perú, amaneció inundada. El río del mismo nombre excedió el límite de los 2.500 metros por segundo y se desbordó. De acuerdo a información del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (Senamhi), el río Piura alcanzó los 3.100 metros por segundo. “Lo que se espera es que para la noche de hoy (27 de marzo) baje el nivel, pero esto no quiere decir que bajemos la guardia. Para la noche de hoy el caudal del río Piura disminuirá, pero volverá a suceder el crecimiento del mismo entre el miércoles y el jueves”, dijo a Mongabay Latam el ingeniero Nelson Quispe del Senamhi, especialista en predicción meteorológica.

Según el último reporte del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN), con información actualizada al día de hoy, hasta las 11 de la mañana se calculaba que los damnificados alcanzaban la cifra de 20.446 y que el número de afectados en toda la región llegaba a los 241.395. Lo lamentable es que ya se reportaron 8 muertos y 11 heridos. No olvidemos que las viviendas que colapsaron por las inundaciones suman hasta el momento 2.401. En relación a las instituciones educativas, hay 408 escuelas afectadas, así como 116 establecimientos de salud en estado crítico.

“Desde las siete de la mañana se empezó a desbordar el río Piura. Son dos puntos de la ciudad en donde principalmente se vio afectada Piura en un comienzo: primero a la altura del puente Cáceres y de manera simultánea la propia Plaza de Armas”, dijo a Mongabay Latam, Alberto Navarro, miembro de la ONG Naturaleza y Cultura dedicada a la conservación de ecosistemas y especies en el norte del Perú.

Navarro, quien nació en la región de Piura, señaló que si bien el nivel de agua que ha alcanzado el río Piura no es comparable con el fenómeno del Niño que padeció la región en 1998 (4.400 metros por segundo), el caudal que ha originado el Niño costero de ahora (3.100 metros por segundo, según Senahmi) “ha afectado tremendamente a la ciudad. Lo curioso es que debido al fenómeno del Niño de 1998 se construyeron compuertas para que, en ese entonces, la lluvia que caía discurriera en el río. Ahora con el Niño costero, el río que se ha desbordado ha roto esas compuertas y ha ingresado con más fuerza a la ciudad”.

Policía ayuda a ciudadanos en medio de la inundación. Foto: Zarif Meres.

Principales zonas afectadas

De acuerdo a Navarro, Defensa Civil Piura ha recomendado a la población ubicarse en el segundo piso de las casas o establecimientos comerciales para alejarse de la inundación y mantenerse a salvo, sin embargo, hay zonas localizadas en la periferia de Piura que no cuentan con esa opción. “Está el centro comercial Open Plaza que está inundado, pero al menos sus empleados pueden ir a los lugares superiores. Esto también lo puede hacer la gente en urbanizaciones residenciales como Los Cocos del Chipo o Santa Isabel. Sin embargo, lo peor está sucediendo en asentamientos humanos en donde no hay una segunda planta en las casas y ni siquiera las viviendas están hechas de material noble. Otra zona que se llevará la peor parte es la de baja Piura, donde siempre se han concentrado todas las inundaciones por estar en un nivel llano. Todo se va a inundar y el agua se concentrará allí. Así se ha visto históricamente con otros niños también. Ahí encontramos los distritos como La Arena, La Unión, Catacaos, Cura Mori”, alertó Navarro.

Vista panorámica de toda la ciudad de Piura inundada. Foto: Walac Noticias.

Antecedentes

Antes de llegar al centro de la ciudad, el río Piura ya había inundado otros pueblos y caseríos. “El 25 de marzo, a consecuencia de las precipitaciones pluviales registradas en la zona, se produjo el incremento y posterior desborde del río Piura afectando los Centros Poblados de Morroponcito, Pueblo Nuevo y Santa Rosa de Buenos Aires en el Distrito de Buenos Aires, así mismo en el centro poblado de Huaquillas, lo que ha afectado viviendas que han quedado aisladas y puentes dañados como el Carrasquillas y el Salitral en el distrito de Morropón”, según información del COEN.

El norte del Perú en emergencia

En diversas regiones del norte del Perú la situación es similar a la de Piura. El COEN ha señalado que existen 120.000 personas hasta el momento damnificadas, es decir, que han perdido parcial y en algunos casos totalmente sus pertenencias. El 65% de este grupo, más de la mitad, pertenecen a las regiones de Tumbes, Piura y Lambayeque.

“Las personas damnificadas (por definición, personas que han perdido su vivienda y mayor parte de sus pertenencias) suelen estar desesperadas en primer lugar por recuperar la pérdida.  Por tanto, reclaman bombas motorizadas para succionar y drenar el agua empozada, y maquinaria pesada (cargador frontal) para remover escombros y así permitirles empezar a reconstruir, al menos en los lugares donde ello es posible.  En segundo lugar, surgen preocupaciones más inmediatas por agua, vivienda temporal, alimentos y letrinas”, explicó el director de Oxfam en Perú, Frank Boeren. Dicha ONG está trabajando actualmente en el norte peruano canalizando la ayuda humanitaria.

El COEN y Senamhi han señalado que si bien la intensidad de la lluvia disminuirá por la noche, esta se incrementará nuevamente entre el 29 de marzo y el 1 de abril. “No debemos perder de vista que las anomalías de el Niño Costero (las altas temperaturas del mar que genera formación de nubes excepcionalmente cargadas de agua) se proyectan hasta mediados o fines de abril.  La implicancia es que, mientras como sociedad y gobierno tenemos la obligación de atender los daños de hoy, debemos mantener un margen para poder asistir a las personas que puedan resultar damnificadas mañana”, agregó Boeren.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.