FOTO: Cortesía CAR

Durante varios meses los propietarios le hicieron el quite a las verificaciones de las autoridades. Sin embargo, gracias a una orden judicial emitida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, este viernes la CAR Cundinamarca y la Secretaría de Ambiente de Bogotá lograron ingresar a cinco predios dentro de los Cerros Orientales de Bogotá donde se levantan impresionantes mansiones de manera ilegal. Con un operativo que incluyó la presencia de 170 policías, las autoridades tomaron el control de la zona luego de varios meses de ser burlados por los propietarios de las construcciones.

En marzo del año pasado, tanto la CAR como la Secretaría iniciaron procesos sancionatorios contra las construcciones ilegales en El Bagazal, un predio ubicado muy cerca del exclusivo barrio Rosales y dentro de la zona de reserva forestal más importante de Bogotá. A pesar de que desde esa fecha se impusieron sellamientos y se ordenó la suspensión de las obras, los propietarios hicieron caso omiso de esas decisiones y continuaron con sus actividades hasta el punto que hoy muchas de las viviendas se encuentran prácticamente terminadas. Esto causa extrañeza, porque en teoría no se pueden realizar obras urbanísticas dentro de una reserva forestal.

Durante todo este tiempo, las autoridades tuvieron las “manos atadas” ya que los propietarios no permitían el ingreso a los predios y era imposible recaudar las pruebas necesarias para demostrar no solo la ilegalidad de las construcciones, sino las graves afectaciones ambientales que causan sobre el ecosistema. “Aquí se han desviado y secado quebradas, se han talado árboles sin permiso, se ha afectado el suelo, la flora y la fauna; pero no habíamos logrado probarlo porque no podíamos entrar a cada una de las propiedades”, explicó Néstor Franco, director de la CAR.

Esta semana el proceso tomó un nuevo aire gracias al magistrado del Tribunal de Cundinamarca, César Palomino, quien emitió un Auto que autorizó el ingreso de las autoridades a cada uno de los predios sin el consentimiento de los propietarios. El magistrado Palomino fundamentó su decisión en el presunto desacato a las disposiciones de la Sentencia del Consejo de Estado que declaró ilegales todas las construcciones posteriores al año 2005 dentro de los Cerros Orientales de Bogotá.

Con esa orden en mano, la CAR y la Secretaría de Ambiente ingresaron a los cinco predios y además de ratificar los sellamientos y las órdenes de suspensión de obra, desalojaron a los trabajadores que se encontraban en las viviendas e incautaron materiales y maquinaria de construcción. “La Policía va a disponer a partir de este momento de personal en cada una de las obras y en la portería para impedir que los trabajos sigan su curso”, aseguró el Secretario de Ambiente, Francisco Cruz.

Con la información recopilada en el operativo, la CAR podrá continuar los procesos contra los propietarios de estas lujosas viviendas. “De acuerdo con la ley 1333 de 2009, que establece el procedimiento sancionatorio ambiental, tomaremos las medidas necesarias en cada caso, las cuales van desde la imposición de sanciones monetarias hasta la orden de demolición de las construcciones. Aunque nosotros manejamos cada expediente por separado, esperamos que en el segundo semestre de este año haya decisiones definitivas al respecto”, concluyó Franco.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.