;
DW

El pasado viernes, 24 países, incluidos Rusia, China, EE: UU. y miembros de la Unión Europea, acordaron crear la mayor área marina protegida del planeta en el Mar de Ross. La propuesta fue hecha por EE. UU. y Nueva Zelanda, los países más cercanos al Mar de Ross. Localizada en la Antártida, esta reserva tiene una superficie de 1,6 millones de kilómetros cuadrados, en los que no se permitirán actividades pesqueras. Los barcos rusos, por ejemplo, que siempre han pescado en esa zona, ya no podrán hacerlo.

Este hito en la protección del medioambiente se logró durante la reunión anual de la Comisión para la Conservación de los Recursos Marinos Vivientes de la Antártida (CCAMLR, por sus siglas en inglés), en Hobart, Australia. Deutsche Welle habló con Mike Walker, director de proyectos de la Alianza Oceánica de la Antártida, con sede en Hobart.

Todos parecen estar muy entusiasmados por este acuerdo. ¿Por qué es tan importante?

Mike Walker: La decisión de hoy es histórica. Es la primera vez que se realiza un acuerdo entre países para crear un área marina protegida fuera de la jurisdicción nacional. La mayor parte del planeta está cubierta de océanos. Por eso la Tierra es el "Planeta Azul”. Y un 70 por ciento de esos océanos son áreas de alta mar fuera de la jurisdicción de los países. Por eso, es un gran acuerdo.

¿Es el primer acuerdo de este tipo en el mundo?

Mike Walker: La Antártida es la única región en el mundo que no tiene dueño. La ex Unión Soviética y EE. UU. acordaron en los años 50 –en plena Guerra Fría- preservar la masa continental de la Antártida para la humanidad y para la ciencia. Hoy hemos completado esa tarea. Las especies de animales que conocemos –pingüinos, ballenas y focas- no viven fuera del agua, sino en los océanos.

¿Qué es lo más significativo sobre la ubicación del Mar de Ross?

Mike Walker: El Mar de Ross está dentro del Océano Antártico, que es, casi en su totalidad, un ecosistema marino intacto. No ha sufrido el mismo detrimento provocado por los seres humanos que el resto de los océanos. Es muy posible que sea el ecosistema más sano de todo el planeta. Y la influencia del Océano Antártico en los otros océanos es muy importante, ya que bombea nutrientes y corrientes que mantienen vivo al resto de los océanos.

¿Por qué es esto tan importante para Nueva Zelanda?

Mike Walker: El Mar de Ross está más cerca de Australia y de Nueva Zelanda, pero el Océano Antártico en general está protegido por un acuerdo llevado a cabo gracias al CCAMLR. La comisión se comprometió en 2009 a preservar y proteger el área Antártica, para lo cual dividió ese océano en nueve dominios. La idea era que diferentes países asumieran la responsabilidad de proteger su dominio. Ese dominio recae en Nueva Zelanda.

¿Con qué obstáculos se topó este acuerdo?

Mike Walker: Hace dos años, en octubre de 2014, dos países bloquearon la decisión: China y Rusia. En las últimas 24 horas de los encuentros previos, en octubre de este año, China de pronto accedió al acuerdo. Parte de sus condiciones incluían aumentar el tamaño de la región. Solo Rusia objetó el acuerdo en 2015, y ahora ya ningún otro país puede impedirlo.

 

En los últimos 12 meses hubo negociaciones relevantes y un acuredo con Rusia, en gran parte, logrado  por el secretario de Estado de EE. UU., John Kerry, quien sostuvo numerosas conversaciones sobre el tema con su homólogo ruso, Serguei Lavrov, y hasta con el presidente, Vladimir Putin.

¿Qué fue lo que hizo ceder a Rusia?

Mike Walker: Esa pregunta solo la puede responder Rusia. Pero la razón por la cual hoy es un día histórico para el planeta es que será recordado siempre como el día en que todos los países se pusieron de acuerdo en crear una enorme área marina protegida en alta mar. Espero que el hecho de que sea la mayor reserva marina del globo sea solo temporal. Pero siempre será la primera.

¿Qué mar de la Antártida será el próximo en ser protegido?

Mike Walker: Hay otra propuesta para un área en el este de la Antártida hecha por Francia y Australia en 2011. Esperamos que se tome una decisión el año próximo. La propuesta más reciente fue una para una nueva área en el mar de Weddell, también en la Antártida, hecha por Alemania. Esperamos ver progresos significativos en ese sentido en los próximos 12 meses.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.