sostenibilidad
Facebook
Revive la Passiflora cremastantha. Por su color y el rico fruto, es todo un éxito que se haya logrado la floración de la planta.

Por su color y el rico fruto, es todo un éxito que se haya logrado la floración de la planta.

Fauna

Revive la Passiflora cremastantha

En Colombia vuelve a florecer la Passiflora cremastantha. Esta especie que se creía extinta desde finales del siglo XIX, ha vuelto a aparecer en el Jardín Botánico de Bogotá, gracias al trabajo de Gustavo Morales investigador de esta entidad.

Gustavo Morales, biólogo e investigador de la Subdirección Científica del Jardín Botánico José Celestino Mutis, logró lo que parecía una causa perdida: hacer que la Passiflora cremasthanta, que se creía extinta, floreciera y diera frutos.

Esta planta que se caracteriza por su color fucsia y el fruto que produce, fue encontrada en el Alto de Pasares de Guanacas (Cauca), por primera vez en 1800 por el biólogo Hermann Harms. Sin embargo, durante la visita de la bióloga estadounidense Linda K. Escobar en 1988, ella señaló que "Sólo se conoce del espécimen tipo, a pesar de haber efectuado varios viajes a la localidad tipo y las áreas aledañas. Es posible que planta de esta especie ya no exista".

Su redescubrimiento, el 20 de diciembre de 2008, tuvo lugar en una casa ubicada en la vereda Mundo Nuevo, municipio de La Calera, por un grupo de investigadores del Jardín Botánico, liderado por el profesor Morales. La familia que allí vivía no la tenía por su belleza, sino por lo sabroso de su fruto, que tiene el aspecto de una curuba, y está lleno de pequeñas semillas.

En ese lugar Morales recolectó material de herbario y frutos para extraer semillas, y empezó la indagación que posteriormente confirmó el hallazgo. “Ha sido una labor difícil rescatarla”, señala Morales, "varias veces pusimos a germinar semillas y obtuvimos plantas, pero la viabilidad de la semilla era baja, y las plántulas eran muy delicadas y débiles. De la muestra colectada la mayoría de plantas sembradas se murió".

En la actualidad hay dos plantas sembradas en el Jardín Botánico, y aunque ha sido difícil mantenerlas, ya están en su segunda floración. La importancia de la planta no es solo ornamental, sino que posee un alto nivel nutricional, ya que hace parte de la familia de las conocidas frutas de la pasión como el maracuyá.

COMENTARIOS:

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

PARA COMENTAR DEBE INICIAR SESIÓN


Facebook