Los rinocerontes blancos corren grave peligro por el acecho de los cazadores furtivos.

El pasado 12 de agosto SANParks (South African National Parks en inglés) anunció que tenía un plan para reubicar 500 rinocerontes blancos del Parque Kruger hacia otro lugar para protegerlos. La ministra de agua y ambiente de Sudáfrica, Edna Molewa, dijo que los animales serían llevados a zonas de “protección intensiva” que estarían ubicadas, probablemente, en Botswana y Zambia.

Este plan, sin embargo, pareció suspenderse tan solo un día después de hecho el anuncio cuando se supo que 260 de estos animales iban a ser vendidos a operadores de programas de caza, descubrimiento que se hizo a mediados de agosto. Antes se pensaba que esos 260 rinocerontes serían adquiridos por compradores privados y que los 250 restantes serían llevados a un mismo lugar.

Antes de que se supiera la verdad  ya existían preguntas como: ¿por qué no vender grupos más pequeños de rinocerontes a diferentes reservas? y ¿quiénes eran esos “compradores privados”?

La revelación de que los animales iban a terminar en safaris de caza fue publicada por oxpeckers.org, medio digital dedicado a hacer investigaciones y denuncias ambientales. 

Según este medio SANParks firmó un contrato con tres safaris de caza con sede en El Cabo Norte: Safaris Winterhoek, Safaris Chapunga y Safaris Steyn. La página mostraba que los contratos fueron autorizados entre octubre y noviembre de 2013 y que ascendían a 80 millones de dólares.

La mayor motivación para vender los rinocerontes, sin embargo, no era el dinero sino la necesidad de reubicarlos. Las cifras muestran que desde 2010 más de 1800 rinocerontes han sido ultimados en el Parque Nacional Kruger por cazadores furtivos. 

El problema es que las tres organizaciones que habían firmado contratos para comprar los rinocerontes muestran abiertamente en sus páginas fotos de animales que han sido matados durante safaris de caza.

Es por esto que la conclusión de varias organizaciones que luchan por acabar con la caza furtiva en África, como el Fondo natural para los rinocerontes y Luchar por los rinocerontes, es que se buscaba no era reubicar a los animales sino subir las tasas de natalidad y disminuir las de mortalidad para que el Parque tuviera una mejor presentación internacional. 

Sin embargo, las cifras muestran que el Parque Kruger se ha vuelto tan peligroso para los rinocerontes que incluso estarán más seguros en estos safaris. La situación se ha vuelto tan grave que tres personas que trabajaban en el Parque como guarda parques fueron arrestadas por cazar rinocerontes.

Por otra parte, la situación no deja de ser angustiante. Según el medio digital africageographic.com, al investigar los tres safaris se descubrió que el dueño del Safari Steyn, Alexander Steyn, es señalado en el libro de Julian Rademeyer, Killing For Profit, como la persona que conectó a Dawie Gorenwald con un comprador de cuernos de rinoceronte vietanmita.

Hoy Dawie Groenewald está pendiente de juicio popr más de 1.500 cargos relacionados con caza y extorsión.

Después de toda la controversia el gobierno de Sudáfrica optó por publicar anuncios en los periódicos que, desde el domingo 5 de octubre, han estado en todos los periódicos del país anunciando la siguiente oferta: “compre rinocerontes blancos en grupos de 20 o más”.

Para Pelhalm Jones, líder de la junta directiva de la Asociación privada de dueños de rinocerontes, esta "no es una compra fácil de lograr. Le están pidiendo a alguien que invierta una gran cantidad de dinero en un animal que está en tanto peligro que termina siendo una empresa especulativa". Lo anterior muestra que los rinocerontes blancos, al igual que otras especies en África, siguen estando en peligro, incluso en los Parques Nacionales.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.