Durante 160 años la tribu Maorí de los Whanganui buscó por todos los medios que el tercer rio más grande de Nueva Zelanda – el río Whanganui de 290 kilómetros de longitud - fuera reconocido legalmente como un ser viviente. Luego de numerosos intentos infructuosos, el pasado 16 de marzo el parlamento del país oceánico aprobó una ley que le otorga el estatus de persona jurídica al río en cuestión.

En este caso los intereses del curso del agua, que parte desde la montaña y llega hasta el mar incluyendo sus afluentes y el conjunto de elementos físicos, serán representados por dos seres humanos, uno designado por la comunidad Maorí y otro elegido por el estado. Así la máxima de los Whanganui de “Yo soy el río y el río soy yo” tomará mayor fuerza y legalmente si una persona perjudica el curso del agua deberá enfrentarse a la ley.

Le puede interesar: Los ríos en llamas que traería el fracking a Colombia

El diputado Adrian Rurawhe, quien representa a los maoríes señaló que el concepto de tratar a un río como una persona no es algo inusual para el pueblo maorí, “el río como un todo es absolutamente importante para la gente que procede de estas aguas y vive ahí. Desde el punto de vista de los Whanganui, el bienestar del afluente está directamente vinculado al bienestar del pueblo, por lo tanto es realmente importante ser reconocido con una identidad propia”.

Los miembros y representantes de la comunidad maorí celebraron la noticia con llanto y música frente al parlamento neozelandés en Wellington. El acuerdo también incluye una compensación de 80 millones de dólares neozelandeses (55 millones de dólares) y otros 30 millones (20 millones de dólares) para mejorar el bienestar del río.

Este es el segundo caso de este tipo que se presenta en Nueva Zelanda, ya que en el 2013 la tribu Tuhoe logró que el Parque Nacional Te Urewera, también en la Isla Norte, fuera reconocido como persona jurídica.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.