Archivo SEMANA

El presidente de Zimbabue Robert Mugabe condenó la matanza del león Cecil, quien fue abatido por un adinerado odontólogo estadounidense durante una cacería a comienzos de julio, al reivindicar que el animal era un símbolo clave de la herencia del país.

"Nuestra fauna y todos los animales nos pertenecen. No deberían ser asesinados, ni con armas ni con flechas" declaró el presidente delante de miles de personas que celebraban el día de los héroes, una fiesta nacional, en un santuario en las afueras de Harare, la capital.

"Hasta el mismo león Cecil nos pertenece. Está muerto. Era su misión protegerlo y él estaba ahí para protegerlos", añadió el mandatario. 

Cecil, famoso león del parque nacional de Hwange, fue asesinado a comienzos de julio durante una cacería con arcos por el dentista estadounidense Walter Palmer, quien le pagó 50.000 euros al dueño de una compañía local de organización de safaris para matar al animal. (Vea: La carta de arrepentimiento del dentista asesino del león Cecil)

En su discurso del lunes, Robert Mugabe la emprendió contra los extranjeros que destruyen la fauna y flora de su país así como de otros recursos naturales.

"Hay vándalos que vienen de todos lados. Por supuesto que puede haber algunos que sean simples turistas pero otros quieren destrozar, apropiarse de nuestros recursos ilegal y fraudulentamente", aseveró el presidente.   

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.