Foto: Archivo Semana

El 21 de mayo se realizó el lanzamiento de la primera Expedición Colombia BIO en el Centro Experimental de la Amazonia de Mocoa, Putumayo. Esta iniciativa, organizada en conjunto por Colciencias y el Instituto Humboldt, pretende realizar labores investigativas de identificación de especies animales y vegetales en territorios poco explorados del país. Las instituciones las llaman “las expediciones del siglo XXI”.

La primera Expedición estaba prevista para el 1 de junio y comprendía las zonas conocidas como Tigres del Ato y Salado de los Loros. Las comunidades indígenas de la región, representadas por Carlos López Descanse, gobernador indígena del pueblo Inga de Villa Garzón, se opusieron a la llegada de los científicos, argumentando que no habían sido consultados previamente de su presencia en la región, derecho que tienen amparado en la Constitución.

Según el gobernador, la Expedición Colombia BIO pretende usar los conocimientos sobre biodiversidad de sus tierras para que la industria conozca del potencial que tiene la región para poder explotarlo comercialmente. Esto pondría en riesgo el Territorio Ancestral Nukanchipa Alpa Amukunapa Wasi Vida Mascarigridiru, el de mayor valor simbólico y religioso para su comunidad. Por esto, instauraron un derecho de petición para frenar la Expedición Colombia BIO. Los Inga se han caracterizado por su férrea defensa del medio ambiente. 

Por su parte, el Instituto Humboldt y Colciencias mantienen que su decisión de trabajar en esta región del Putumayo no tiene intereses ocultos y que obedece a su riqueza natural y la relevancia de la zona en un eventual posconflicto. Además, recalcaron el apoyo que han tenido de organizaciones locales como la Asociación Ambiental Salado de los Loros, Corpoamazonía y la Gobernación de Putumayo.

“La socialización ocurrió en varios momentos de 2016 con miembros de instituciones regionales y locales quienes identificaron las posibilidades de la iniciativa y crearon así el Comité Interinstitucional Putumayo BIO”, afirman en un comunicado. Incluso, la Asociación Ambiental Salado de los Loros hará parte de la Expedición.

“Esta Expedición no tiene los alcances ni el interés en lo que lo que la Asociación de Cabildos” explican las instituciones, que reiteran que el objetivo es “aunar esfuerzos para caracterizar la biodiversidad en áreas de interés científico y con baja información biológica, para el fortalecimiento de colecciones científicas y la generación de información genética de la biodiversidad colombiana”.

Por el momento, la Expedición ha sido pospuesta indefinidamente hasta que se aclare la situación y se pongan de acuerdo las partes. El Instituto Humboldt y Colciencias están preparando una respuesta al pueblo Inga de Villa Garzón y continuará con las actividades de Colombia BIO en el resto de Colombia.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.