Entre los meses de diciembre y abril no llueve en la región.

Aún no se conoce a ciencia cierta el porqué del incendio que asfixia al Parque Natural Isla de Salamanca, ya que este puede ser consecuencia de la acción de cazadores de icoteas o el resultado del ciclo natural del lugar.  Lo que sí se sabe es que fauna y flora están sufriendo las consecuencias del incendio.

El parque tiene una extensión de 56.200 hectáreas de las cuales el 39 por ciento son áreas marinas y el resto es una porción forestal, básicamente manglares. El parque es un verdadero ejemplo de recuperación, puesto que en 1956, cuando hicieron la vía Barranquilla – Santa Marta, este lugar fue atravesado por la carretera lo que interrumpió  la circulación de agua dulce y salada y puso en riesgo la vida de los manglares. Gracias a diferentes esfuerzos  en las últimas décadas se logró reconstruir los pasos hídricos.

Esto permitió que las especies que habitaban allí no perdieran su hábitat natural, sin embargo, en toda la ribera del río Magdalena, desde Barrancabermeja,  existe la costumbre de cazar iguanas, icoteas y otro tipo de animales y venderlos en el mercado, de hecho, como lo afirma Cecilia Rodríguez, ex ministra de medio ambiente y directora de Bioparque, varios campesinos aprovechan la temporada seca para quemar la zona y obligar a los animales a salir y cazarlos.  Una icotea,  uno de los animales que está en grado crítico de amenaza  según la UICN  (Unión Internacional para la Conservación  de la Naturaleza) se vende por cerca de 25 mil pesos.

En el Parque Salamanca el problema se agrava teniendo en cuenta que debido a la temporada seca, los incendios se extienden y en muchos casos los animales no alcanzan a salir de sus madrigueras muriendo calcinados.

Otra de las explicaciones del incendio puede venir del  ecosistema mismo. Rodríguez explica que el ecosistema de manglar tiene una particularidad: al caer las hojas de los árboles estas se descomponen en el agua, lo cual sirve de alimento a muchas especies, pero también genera gases de fácil combustión como el metano y se pueden presentar incendios accidentales.

Sea cual sea la explicación, hay que tener en cuenta que esta ha sido una de las temporadas más secas en los últimos años y esto acelera la dispersión de los incendios,  por tanto las autoridades ambientales hacen un llamado a la comunidad a cuidadosa y evitar prender fogatas.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.