Donald Trump. (Foto: AFP)

Según trascendió este martes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprobó los planes para continuar la construcción de dos controvertidos oleoductos descartados durante la administración de Barack Obama. El nuevo mandatario estadounidense daría el visto bueno para el oleoducto Keystone XL, que transportará crudo desde Canadá a las refinerías estadounidenses, y el igualmente cuestionado Dakota Access Pipeline.

El proyecto Keystone XL había sido descartado por Obama, ante la enorme presión que ejerció la comunidad ligada a la protección ambiental. Mientras que el Oleoducto de Dakota del Norte se había convertido en el centro de una polémica que logró congregar a grupos indígenas, ambientalistas, veteranos de guerra y celebridades, hasta que el gobierno decidió sepultar la idea.

Para terminar con el proyecto denominado Dakota Access Pipeline, miles de personas llegaron a acampar en el helado territorio abierto de Dakota del Norte, en pleno invierno, para bloquear el proyecto. Allí la tribu Sioux temía que la construcción del oleoducto en su territorio contaminara las aguas y la diera paso a la destrucción de áreas que consideran sagradas. (Vea: Autoridades rechazan el proyecto Dakota Access Pipeline)

Sin embargo, con el anuncio hecho este martes por TV FOX News y Bloomberg se vislumbra que gran parte de los esfuerzos habrán sido en vano. Falta esperar cuál será la reacción de los manifestantes y que medidas tomará Trump para sofocar las protestas, en la que podría ser la primera confrontación directa entre el nuevo mandatario estadounidense y los grupos ambientalistas del país norteamericano.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.