Basura en la ciénaga.

La Ciénaga de Mallorquín es una laguna costera de 650 hectáreas que se encuentra en el extremo noroccidental de Barranquilla, separada del río Magdalena por el Tajamar de Bocas de Ceniza.

El ecosistema tiene problemas tanto ambientales como sociales; en esta se encuentran altas  concentraciones de metales pesados como el cobre y el zinc, además de materia orgánica y microbiológica.

En el ámbito social, esta polución ha afectado la pesca. Entre agosto y septiembre de 2012, los pescadores de la zona denunciaron la acumulación de cientos de pescados muertos en la orilla de la Ciénaga. 

El biólogo Juan Carlos Pino en su reporte Ciénaga de Mallorquín: situación actual y derroteros, explica que esta problemática se originó hace más de setenta años, cuando inició la construcción de los Tajamares de Bocas de Ceniza hacia los años 30.

En este momento la Ciénaga dejó de ser un estuario para convertirse en una laguna costera y, según explica Pino, se rompió “el intercambio necesario de las aguas para el equilibrio (del ecosistema)”.

Por otra parte, el cuerpo de agua recibe las aguas residuales de dos corregimientos y las que provienen de Barranquilla desde los arroyos Grande y León y de diversas fábricas.

Alerta global en Colombia

Desde comienzos de este año la Corporación Ambiental Empresarial (CAEM)- filial de la Cámara de Comercio de Bogotá-, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS) y el Banco Mundial se aliaron para mejorar el estado de la Ciénaga y convertirla en un foco de ecoturismo.

“La Ciénaga tiene mucho potencial para el ecoturismo y a la vez puntos críticos de acumulación de residuos” dijo Fabiola Suárez, directora ejecutiva de la CAEM a Semana Sostenible.

Suárez explica que la metodología utilizada en este cuerpo de agua fue diseñada por la CAEM y se está implementando desde hace cinco años en partes de Cundinamarca. Esta lleva por nombre Zonas Ambientalmente Competitivas.

“Cuando el Ministerio conoció el programa nos invitó a trabajar en el gran problema que tenemos con los residuos plásticos que están llegando al Océano” continúa Suárez.

El proyecto consiste, inicialmente, en realizar un diagnóstico de la zona para luego llevar a cabo jornadas con la comunidad que se concentran en generar sensibilización en el manejo de residuos sólidos al igual que su aprovechamiento.

Otros aspectos del programa son la creación de senderos ecológicos y capacitaciones para que miembros de la población puedan ser los propios guías de los proyectos de ecoturismo.

Un punto importante del proyecto es la utilización de la plataforma Alerta Global desarrollada por el Banco Mundial, para mitigar la contaminación de los mares.

Con esta herramienta es posible subir fotos de focos de contaminación en fuentes hídricas a una plataforma digital. 

“Nuestro trabajo ha consistido en hacer más asimilable la plataforma para la comunidad de la Ciénaga” dice Manuel Castellanos, funcionario de la CAEM. “La idea es vincular el servicio a través de un corregimiento o un colegio para que ellos mismos continúen siendo los administradores”

Otras acciones que se llevarán a cabo son una Recolectón, el próximo 30 de mayo, que reunirá a la comunidad en una jornada de recolección de basuras en el corregimiento de La Playa, edificado a orillas de la Ciénaga.

Muchos, muchos residuos


Así se ve la basura en la ciénaga.

Si bien la acumulación de residuos sólidos es uno de los grandes problemas de este ecosistema, las aguas residuales domésticas e industriales que llegan desde las poblaciones adyacentes la han alterado profundamente.

Iván León Luna PhD en Oceanografía y Geología de Costas, docente de la Universidad del Atlántico y dedicado desde hace varios años a investigar este cuerpo de agua dijo a este portal que los metales pesados que provienen de las aguas residuales se acumulan de manera natural y permanente en los sedimentos de la Ciénaga, enriqueciéndolos orgánicamente.

Para este investigador la situación no ha mejorado y es tal vez peor que hace unos años. “Las autoridades ambientales y civiles no saben qué hacer con esas aguas residuales que provienen de Barranquilla” continúa. “Esto afecta a las especies que viven ahí, hasta tal punto que más de la mitad de lo que se pesca sale muerto”. 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.