Alejandro Grajal.

En los últimos años el mundo ha sido testigo de innumerables historias de maltrato, pésimas condiciones y depresión en animales, que han tenido lugar en zoológicos alrededor del mundo, de ahí que varios grupos animalistas clamen por el cierre de estos establecimientos (Vea: El zoológico de la muerte). Sin embargo, así como hay terribles historias también hay casos de éxito en los que estos lugares se han convertido en santuarios para la conservación de fauna en peligro de extinción y para el crecimiento de la población de algunas especies amenazadas (Vea: En qué consiste la zoo-inmersión).

Semana Sostenible hablo con Alejandro Grajal, doctor de zoología de la Universidad de Florida y quien lideró los programas de educación en el zoológico de Brookfield (Chicago), para conocer cómo es que el zoológico puede ser un vehículo para combatir problemas de aprendizaje en los niños y cómo estas experiencias pueden lograr que los infantes desde muy temprana edad desarrollen vínculos con la naturaleza.

Semana Sostenible: ¿Por qué el déficit de naturaleza afecta a los niños de la actualidad?

Alejandro Grajal: El déficit de naturaleza es un problema que se ha hecho evidente con el ambiente más urbano en el que se están desarrollando los niños. Este se da porque en los primeros seis años de vida, que es cuando se generan las actitudes hacia la naturaleza y que perdurarán toda la vida, no hay mucho contacto con animales y ecosistemas. Por esta razón los contactos positivos con animales y con la naturaleza son realmente importantes porque definen las relaciones que tendrán las personas con los animales para toda la vida.

Semana Sostenible: ¿Cómo se relaciona la visita a un zoológico con el mejoramiento del déficit de atención y naturaleza en los niños?

Alejandro Grajal: Los zoológicos dan la oportunidad de tener contacto positivo con animales y ambientes naturales distantes. Por lo general estos no están disponibles para aquellos los sectores de la sociedad de bajos recursos quienes no tienen la posibilidad de ir a un ambiente natural, hacer un viaje o una expedición. Así los zoológicos aportan un valor social importante porque son acercamientos que quedan para toda su vida.

Le puede interesar: Elefante llora al ser liberado después de 50 años de maltrato

Semana Sostenible: ¿Existen zoológicos que potencian estos acercamientos?

Alejandro Grajal: Yo estoy convencido de que eso está sucediendo, aunque muy pocas instituciones lo están midiendo. Yo trabajé mucho tiempo en el zoológico Chicago y el concepto de zoológicos de juegos ha sido ampliamente repetido.

Semana Sostenible: ¿Qué tuvieron en cuenta para montar el zoológico de juegos en Chicago?

Alejandro Grajal: Fue un proceso de cinco años en el que juntamos a profesionales de muchas disciplinas: psicólogos, psicólogos de la infancia, neurólogos, pedagogos, educadores; y les preguntamos cuáles son los factores en la infancia temprana que generan actitudes positivas hacia la conservación y cuáles son las que las inhiben.

Semana Sostenible: ¿Cuáles son los factores que potencian las actitudes positivas hacia la naturaleza?

Alejandro Grajal: Hay tres factores críticos. El primero es jugar, en edades tempranas no se discierne sobre que es real y que no y esos juegos pueden ser constructivos; el segundo es el papel del mentor del niño, los padres no tienen el conocimiento para ser mentores de naturaleza para los niños entonces nosotros entrenamos a una serie de profesionales para que logren establecer una relación positiva con los niños y que además puedan responder preguntas específicas sobre el mundo natural; el tercero es la idea de explorar, con las visitas generamos lazos sociales positivos entre familias que no se conocen, encaminadas a la conservación de la naturaleza.

Semana Sostenible: ¿Qué evidencia tienen de enfermedades que hayan mejorado gracias al contacto de los niños con animales?

Alejandro Grajal: Tenemos comienzos de evidencia que los zoológicos ayudan mucho en problemas de aprendizaje y en problemas mentales. También, las relaciones con los animales abren posibilidades para que niños con espectro autista aprendan y se relacionen mejor. Asimismo, niños con hiperactividad y problemas de déficit de atención logran enfocarse, la relación con los animales es intensa y ayuda con ese problema.

Lea: Un video para cuestionar el cautiverio de animales en zoológicos

Sin embargo, es importante aclarar que el zoológico debe tener partes de la exhibición específicas para atender a estos niños que necesitan de unos cuidados especiales.

Semana Sostenible: ¿Cuál es el mejor tipo de animales para llegar a estos acercamientos?

Alejandro Grajal: El acercamiento físico con los animales y la sensación de la seguridad física son importantes, por lo tanto animales como elefantes, tigres y leones no se pueden usar porque son animales salvajes y el acercamiento se haría a través de una barrera. Para la infancia temprana hacemos encuentros con animales criados para tener contacto específico con niños.

Tenemos una colección separada, conocida como animales embajadores para niños. Estas son especies que se mueven despacio, que se pueden tocar y que son fáciles de entender para los niños como conejos, palomas hámsteres, culebras, arañas, cucarachas, entre otros. El objetivo no es explicar de dónde viene el animal sino establecer el contacto entre el niño y la naturaleza. Establecer esa primera relación positiva con la naturaleza donde el niño genere esa actitud propia de curiosidad y que esta se siga satisfaciendo a través de los años.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.